Me gusta estar solo

Creo que esta es una frase que todos hemos dicho alguna vez en la vida, me gusta estar solo o sola pues, dependiendo de tu género. Y bueno, también hay personas que son más solitarias que otras, pero este es un proceso que todos disfrutamos.

Pero claro, en un sentido de estar solo y no sentirte solo; parecen cosas similares pero en la primera estar solo significa amar tus ratos en soledad y lo segundo, sentirse solo, ese es un proceso en el que un vacío comienza a formarse dentro de tu panza y rápidamente comienza a expandirse como un cáncer mental que hace mucho daño a las personas.

Sentirse solo es un proceso vacío que daña, pero disfrutar de estar solo, escuchar tus pensamientos, contemplar el infinito y meditar sobre la vida; eso a la larga es bueno.

Pero lamentablemente nos han enseñado de forma cultural que estar solos, disfrutando de la paz y la calma, es algo malo, algo anormal y seguramente eres friky, y en un mal sentido si quieres tiempo para ti y tus reflexiones.

Eso es de antisociales y personas que merecen irse a perder a un bosque, o bueno, eso dicen las personas muy sociales que vislumbran como el peor de los infiernos pasar un tiempo solo.

Supongo que esas personas que tienen tanto miedo a estar solas, es un miedo de darse cuenta de lo vacía, frívola y superficial que es su vida. Creo que es muy común ocultar el sentimiento de sentirse solo con otras personas, de tal manera que cuando esa persona está sola, tiene que confrontar ese hecho.

Pero esos son problemas de esas personas, digo, yo no puedo resolverle la vida a todo el mundo, además es algo que se debe enfrentar de manera personal.

Sin embargo yo sí disfruto de estar sola, estar trabajando, estar concentrada y estar metida en mis rollos. No digo que sea una ermitaña, todos incluso yo, que me jacto de ser muy antisocial, somos una especie gregaria diseñada para vivir y convivir junto con más seres humanos. Para eso estamos hechos, para estar con los demás, pero dadas mis características mentales y personales, creo que prefiero inclinar más la balanza a disfrutar de mi espacio personal.

Yo si soy de esas personas que dice: me gusta estar solo, bueno, en mi caso sola y eso es algo que los demás no pueden comprender de mí. El hecho de que puedo pasar mucho, pero mucho tiempo viviendo metida en mi mundo.

Creo que las personas no entienden eto, ellas me necesitan más, que yo a ellas.
Y tal vez esto suene bien arrogante, algo que diría una persona egocéntrica, engreída y hasta mamona “tú me necesitas más a mí, que yo a ti”, y ciertamente cuando eso se lee fuera de contexto así suena. Pero lo que quiero decir es que yo puedo pasar horas, días, semanas, meses y creo que hasta años metida en mis reflexiones, ideas, pensamientos, soliloquios, debates internos y dudas existenciales. Puedo pasar mucho tiempo pensando o haciendo mis cosas, claro, pensar o hacer es más rico y nutritivo para la mente cuando se hace en compañía, pero como paso mucho tiempo inmersa en mis ideas, no me doy cuenta que alguien más participa hasta que sueño despierta en voz alta con alguien más que se interesó por la loca idea que asalto mi curiosidad.

Es por eso que digo que los demás me necesitan más a mí, que yo a ellos; porque necesitan mi interacción, mi opinión y mis ideas, mientras que yo puedo vivir soñando despierta. Claro, siempre es más enriquecedor escuchar otra idea que no sea mía, pero puedo vivir feliz y muy funcionalmente, es decir, a toda madre si eso no pasa.

Además creo que puedo pasar mucho tiempo y en silencio, sin hablarle a una persona cuando me enojo con ella. Si bien suena neurótico y de alguien extra rencoroso, realmente no, no me lleno de bilis; pero esa emoción, esa chispa y ganas que tengo por compartir con alguien se apaga y ya no sé qué decir.

Como diría alguien que conocí hace tiempo: no soy aprensivo y por mi paz mental me concentro en mis cosas.

Eso y supongo que soy de las personas que dice: me gusta estar solo.

Salir de la versión móvil