Hay que vivir un día a la vez

0

En la actualidad la vida puede resultar muy agobiante; el hecho de pensar en la escuela, el trabajo, la familia, las relaciones, lo que se espera de ti, lo que debes ser, lo que quieres ser, los pendientes que tienes, las metas que quieres lograr y todo eso que conforma la vida cotidiana, puede convertirse en algo tan abrumador que simplemente no sabes cómo comenzar y de pronto, cuando menos te das cuenta, te comienza a faltar el aire y el mundo con su montón de problemas y complejidades comienza a agobiarte de una manera tan terrible, que simplemente hay personas que se rinden a esos problemas, se quedan a mitad del camino.

A todos nos ha pasado, a TODOS, y es que en cierto punto de la vida, todas esas complejidades y problemas que parecen no tener fin, simplemente nos abruman y nos hacen rendirnos; simplemente a veces parece inútil y necio luchar contra una marea frenética que no se detiene, que no para y siempre trae nuevos problemas más complejos que los anteriores. Cuando se ve ese panorama tan desolador, en el que siempre hay un nuevo problema o complejidad, seguido de otro y otro y otro; pues así vivir resulta un sufrimiento eterno.

Y ese es el problema más grave al que se puede enfrentar una persona, ver el panorama general; ese que no es nada bueno y siempre esta precedido por más problemas. Cuando las cosas se ven así, cuando nos enfocamos en ver el futuro en un caos interminable, seguido de un presente no más alentador, cuando se ven las cosas de esa manera, PUES ES LOGICO, cualquiera que vea la vida de esa manera, se enfrentará a una vida que en ese punto de vista no vale la pena vivirse.

Una vida llena de problemas, llena de personas que no valen la pena, llena de caos y llena de esas cosas que te quitan el aire y el aliento; pues hasta yo, cuando veo todos los planes que tengo chocar con los problemas que se avecinan, pues el resultado lógico será estar desesperanzada y ver el lado, con la dura luz de la realidad.

Pero cuando vives un día a la vez, cuando te enfrentas un problema uno a uno, cuando resuelves una cosa a la vez, cuando esos haces, así no es tan agobiante vivir.

Resulta que vivir un día a la vez, enfrentando una cosa, también a la vez, cuando haces eso, la vida y su montón de momentos tristes, con su montón de problemas, con sus alegrías y con sus dificultades y todas esas pendejadas que hacen que vivir sea increíble, cuando estás viviendo un día a la vez, el aire regresa a ti y todo eso que parece imposible resolverse al mismo tiempo, cuando resuelves una tarea y luego otro y luego otra, descubres que no es tan caótico vivir y que rendirse no es una opción; porque el hecho de enfrentar un problema a la vez, eso sí es manejable y te ayudará a llegar al lugar donde quieres estar.

Simplemente hay que vivir un día a la vez, si bien es bueno pensar en el mañana y ver el panorama general, cuando resuelves en ese momento las cosas que estas experimentando, cuando das un paso a la vez para llegar a un lugar, resulta que es más fácil y menos agobiante lograr eso que te propones en la vida, porque las metas pequeñas son las que se logran y esas pequeñas victorias se convierten en grandes logros.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More