El perro de las dos tortas

0

Ah, los viejos y sabios dichos populares, si los escucháramos alguna vez en la vida tal vez lograríamos algo en la vida, y bueno, si eso suena exagerado por lo menos si tuviéramos un corolario cultural de esa magnitud, con frases sabias que recordamos cada que estamos a punto de cagarla en la vida, antes de hacerlo se prendería nuestro foto interno para recordarnos con un refrán que estamos a punto de cometer algún error muy grave en la vida; como el perro de las dos tortas.

Qué bueno, habría que ser un poco flexibles y saber que a veces dos tortas pueden ser tres, cuatro o hasta más; pero el punto es que se puede pasar de tener muchas tortas a no tener nada.

Pero a qué se refiere el dicho el perro de las dos tortas, o que alguien nos explique si esa es una historia verídica que le sucedió a algún perro.

Contrario a lo que muchos puedan pensar, el perro de las dos tortas es una fábula de Esopo, uno de los máximos filósofos griegos, claro, en la historia original no había tortas y esa más bien fue una adaptación mexicana que hicimos con el tiempo.

Pero la fábula origina de Esopo “El perro y el pedazo de carne” va así:

Un perro llevaba en la boca un trozo de carne, cuando se disponía a pasar un rio, el perro vio reflejada la sombra del trozo de carne que llevaba en el hocico, viendo que la carne que se veía en el agua era más grande y jugosa que el que llevaba consigo.
El perro se quedó quieto un rato mirando fijamente la imagen, hasta que abrió la boca para agarrarlo; al hacer esto, el trozo de carne que llevaba se le cayó al agua, quedándose el pobre perro sin ambos.

Y la moraleja que quería enseñar Esopo desde ese tiempo, es que el egoísmo que te puede llevar a quererlo todo, puede confundirte y en el proceso de seguir una ilusión falsa, te quedes sin nada. Esta fábula lo que quiere hacerte ver, de una forma muy simbólica es que cuando quieres muchas cosas, puedes terminar sin nada.

En la actualidad aplica para todo eso del perro de las dos tortas, pero es más comúnmente usado cuando se habla de relaciones románticas, cuando persigues a dos personas, vas a quedarte sin nada.

Sabias palabras que no solo nos recuerdan que la ambición nos puede dejar nada; esta fábula que ahora se convirtió en dicho popular mexicano nos habla también de las ilusiones que están presentes en nuestra vida y que cuando las perseguimos podemos quedarnos sin nada, solos y vacíos; cosa que también aplica a las relaciones y a veces la falsa ilusión que nos da una persona, nos puede hacer perder algo que tengamos seguro.

Cómo cuando escuche la historia de un Chofer de Uber, que enamorándose de una chica por internet, dejo a su familia y cuando se fue con su nuevo amor, se dio cuenta que lo había perdido todo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More