¿Cuándo sé es demasiado viejo para dejar de hacer bromas?

1

¡NUNCA!

Antes que nada, es bueno recordar que uno siempre es lo suficientemente infantil en cualquier etapa de la vida para reírse con y de los demás con pequeñas bromas y chascarrillos.

Ya saben lo que se dice de la edad “mental” y la edad física, que son dos cosas que pueden ser totalmente distantes y tenerse 50 pero sentirse de 20 ó tener 18 y parecer de 44 amargados años.

El chiste esta en ser positivo y creérsela, de esa forma se puede ser joven para siempre.
Aunque creo que estoy hablando de cosas diferentes, juventud e infantilismo.

El día de hoy abordaremos el infantilismo que es la madre de las mejores bromas. Y en esos menesteres los hombres son profesionales, años y años de infantilismos no pueden ser borrados mágicamente.

Y es que ser infantil es cuestión de actitud; de vivir relajado sin estrés, no tomarse nada suficientemente en serio, como para que los problemas cotidianos nos afecten, poder tener mil cosas pendientes y todo hacerlo a paso de tortuga, tener al jefe encima y que nos valga un pepino, ó que te estén sermoneando tus papas porque ya estas bien baquetón y no tomas nada en serio.

Dicha filosofía de vida, es la que nos permite poder bromear y jugar con la vida. Ser capaces de tomar el phon y llamarle a Carlos pá jugarle una broma pesada ó esconderle al Cesar su mochila, ó que me dicen de suscribir al celular de Víctor a sucripción telefonica de magia.

Si bromas, cuales quiera que sean; pesadas, infantiles, tontas ó inocentes, inclusive hay un día que conmemora verle la cara de tontos a los cuates.

Carajo tengo 26 años y me encanta bromear a mis amigos por teléfono, y no se necesita hablarle al Panda Zambrano para hacer una buena broma.

Hay una broma por celular que me mando hace rato Poncho muy buena que la quiero compartir con ustedes:

“Celular $4,320.00, Renta mensual Telcel $400.00, Accesorios de música para el celular $1,200.00, TENER A UN PENDEJO LEYENDO ESTO NO TIENE PRECIO”

Si tu tienes una buena broma pá jugarles a los cuadernos una pesadez envíanosla. Saludos

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More