Buscamos conexiones con otras personas

0

Siempre he renegado de las personas, de que no necesito absolutamente nada de ellas, ni de forma individual, ni colectiva, es más que se pudran, ah, no, eso no, pero sí, mi lema de campaña es “al diablo con las personas”, y eso obviamente lo dice mi antisocial interna; pero ciertamente, debo de reconocer algo, y es que sí, necesito a los demás, si necesito su compañía, si necesito esas platicas intrascendentales de todo y nada, si necesito conectarme con los demás, si los necesito, si quiero aprender de ellos, si quiero escuchar sus historias, si quiero sentir afecto por los demás.

Tal vez ya me hice vieja, o tal vez me hice sabia, no lo sé, pero tengo que aceptar, admitir y reconocer que si quiero a los demás.

Y es que todos buscamos conexiones con otras personas, porque esas conexiones profundas son las que nos ayudan a comprender a los demás y en esa compresión de lo externo, es cuando se llega a comprender cuál es la verdadera esencia propia, quien se es en la vida.
Curioso, extraño, enigmático y maravilloso, pero conociendo a los demás, se puede conocer a uno mismo.

Tal vez si me esté haciendo vieja, o tal vez mi corazón de pollo medio cursi, este dominándome, pero en verdad, últimamente solo pienso en esas conexiones, esas que importan y como en verdad quiero conectar con los demás, en un sentido profundo, intelectual, emocional.

Así que los que estén de malpensados, mal viajándose con las conexiones profundas, por favor saquen eso de su mente, de lo que yo hablo es de permitir que otro ser humano te conozca, sepa quién eres, sepa tu historia y de forma recíproca tu conozcas a esa persona y puedas compartir cosas muy profundas, y no únicamente un “jajajajaja, ok”

En serio, insisto, tal vez ya esté vieja, porque busco más conversaciones profundas, sobre todo y nada, eso no importa, pero estoy a un punto de la locura si tengo que leer otro “jajajajaja, ok” o tengo que decirlo.

Ahora, eso nos pasa a todos, incluso los que somos más antisociales, todos queremos conectar.
Pero a nosotros, los que renegamos de la gente, nos pasa algo raro, y es que de tantas decepciones y frustraciones por no lo lograr esa conexión, terminamos asegurando que no la queremos, que no la necesitamos; sin embargo, todos necesitamos a alguien, todos queremos querer a alguien, todos queremos intimidad emocional, todos necesitamos formar parte de algo, no importa que sea tonto, todos necesitamos conectar con alguien.

Leave a Reply