Porque nos hace sentir regañados cuando no usan nuestro nombre corto

0

Ya sabes, cuando a alguien se le ocurre decirte por tu nombre, en vez de usar tu nombre de pila o su diminutivo; como que te sientes raro, te enojas y hasta contestas la misma ofensa hablándole a esa persona por su nombre, tal cual es. Pues ni piense que le vas a hablar bonito, cuando tuvo el descaro de insultarte usando tu nombre, pus este, ¿Quién carambas se cree?

via GIPHY

Así contestamos con desdén usando su nombre, sí, como si fuera una especie de venganza, ya sabes, pagar con la misma moneda, y cuando alguien en vez de decirte por tu nombre de pila, es decir, en vez de decir Yes o Yesi (mi caso), dice Yesica, como que lo sentimos golpeado, insultante o como un sinónimo de que hay bronca detrás de eso, pero, ¿Por qué?, digo, finalmente en diminutivo o su versión original, termina siendo nuestro nombre, somos nosotros y no debería connotar algo bueno o malo, entonces ¿por qué lo tomamos como algo personal? o como algo malo, cuando ciertamente no lo es, simplemente es nuestro nombre, Yes, Yesi, Yesica, (repito, mi caso, pero para igual con el tuyo), en versión corta o larga, somos nosotros y no hay algo bueno o malo detrás de eso.

via GIPHY

Notas Relacionadas

Inclusive con nombres que no se prestan para acortarse, ya sabes, Yesica si se puede acortar, pero que me dices de Adrian, Diana, Marco, David, y una lista de nombres que de por sí ya son cortos, pero aun así terminamos modificándolos, usándolos en inglés o acortándolos lo más que se puede, todo para demostrar afecto con las personas.

Tal vez por eso relacionamos nuestro nombre con enfando, y siempre estamos buscando que las personas nos hablan, usándolo como se debe, y corto o largo indica la emoción que siente la otra persona por nosotros.

Esta necesidad de ser calurosos con todos o mejor dicho saber si la otra persona está de buenas o no, hace que incluso todos en el trabajo se llamen por su nombre corto, Mary, Dany, Paty, Bety, Adri, cuando creo que algo profesional debería ser llamarnos apropiadamente por nuestro nombre, Maria, Daniel, Patricia, Beatriz, Adrian, ya sabes, por aquello de ser profesionales y no afectuosos.

Pero pasa mucho, a mí me pasa mucho, que trato de ser correcta y propia, por ello siempre opto por el nombre de una persona, y solo dejo para mi círculo cercano ese tipo de familiaridad, pero, resulta, que hacer eso, termina sonando arrogante, de gente grosera y pretencia, pero, ¿Por qué?

Tal vez todo es acerca de la cercanía y familiaridad que denota un nombre corto, sino me crees, haz un experimento social y llama a todos por su propio nombre, veras como comienza el pandemónium.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More