Vamos al Cine

3

Aparentemente una actividad inocente, rutinaria y sin complicaciones.
ERROR.

Desde ponerse de acuerdo en la hora, seleccionar la película, martirizarnos en la dulcería, aguantar las colas de entrada, escoger la mejor butaca y sufrirse a niños malcriados, gente odiosa que no apaga su celular ó que no para de hablar. Ir al cine se ha convertido en una actividad que estresa a más de uno.

Notas Relacionadas

El mejor escenario posible para ir al cine es irte con tus amigos, tu hermano o tus primos, porque seguro son tus megacuates tienen gustos similares y deciden de volada todos esos detallitos sin complicaciones, para entrar a ver la función lo más rápido posible ó lo segundo llegan derrapando a la movie y ni chance tienen de pensar en esas tonterías.

Pero que pasa cuando vas con tu novio/a, JAJA, la cosa es mucho más difícil; todo comienza desde que se selecciona la hora de la función y se ponen de acuerdo en la hora en la que él pasa por ella. Las mujeres tenemos fama de nunca estar a tiempo lo cual suma un factor de estrés a la apacible actividad porque seguro esta vez tampoco estaremos a tiempo y llegaremos tarde a la película.

Por fin llegan al cine, después de haber esperado dos horas a la susodicha novia, más una hora y media de tráfico (el pobre cuate debe estar como araña fumigada), ahora viene lo difícil ponerse de acuerdo en la película, porque ella quiere ver comedia romántica y él quiere ver una de acción con mucha violencia (quien ganará, hagan sus apuestas chicos) yo creo que ella, con toda su sutileza lo va a convencer por las buenas y si no sede con tácticas sutiles de guerra recurrirá al chantaje ó a uno que otro berrinche.

Una vez que ya tienen la peli escogida y los boletos comprados toca formarse 20 minutos en la dulcería para comprar palomitas, refrescos, nachos, dulces, chocolates, hot dog y frituritas para aguantar las 2 horas promedio de una película, tendrán mucha suerte si los atienden rápido y pueden entonces formarse para entrar a la sala de cine.

Ya por fin están entrando a la sala pero como se les hizo tarde por todas sus actividades previas ya la sala esta repleta y no hay buenos lugares a la vista ¿qué hacer? le reclamas a tu pareja que por su culpa van a tener que sentarse hasta delante o junto a esa familia con niños latosos en la esquina del cine. Obviamente no, te aguantes y ocupas los lugares menos malos para tratar de ver la película.

Tu mala suerte no termina ahí, puesto que estas viendo un churro de comedia romántica que dura más de una hora y media, no es graciosa, no es sexy, es cursi, melosa, aburrida, con malas actuaciones y un guión muy flojo.

Por eso yo evito problemas y me voy solita al cine, a mis tiempos y en mis términos.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More