Te cuento para platicar, no para que me regañes o me juzgues

0

Cuantas veces no te ha pasado que cuentas algo y la reacción que tienes a cambio es totalmente opuesta a lo que esperabas mientras te regañan o te juzgan, seguramente te ha pasado montones de veces.

Bien, yo sé, que muchas de las cosas que hace una persona, o, mejor dicho, las cosas que hacemos cuando reaccionamos a una situación, pueden ser siempre decisiones sujetas a críticas, esto sucede porque cuando reaccionamos por miedo, temor, angustia, estrés o el sentimiento que sea, cuando reaccionamos usualmente lo hacemos sin pensar ni meditar nada, digo, por algo se dice reacción, y es nuestro sentido de la supervivencia, bueno, muchas veces es más el sentido del orgullo, pero un sentido muy metido en nuestras tripas nos dice:

Reaccione de la peor manera posible haciendo el mayor escándalo del mundo afectando a todo quien este a tu paso.

Notas Relacionadas

Los milagros existen

Mi lado obscuro

El peor error de mi vida

No sé porque pasa eso, no sé porque actuamos de esa manera, pero, cuando algo nos afecta emocionalmente nuestra forma de reaccionar siempre es con una defensiva loca y absurda de ataque.

Solo piensa la última vez que tuviste una confrontación inesperada, sí, aquella vez cuando alguien en la oficina se burló de ti o comenzó un rumor malicioso, no es que uno quiera de repente volverse loco y destruir el lugar con acciones o palabras, pero, a veces las formas en las que reaccionamos a esas situaciones que están fuera de nuestro control o son inesperadas, nos hace actuar como locos.

via GIPHY

Supongo que esa es, la mayor característica humana, que siempre nos tomamos las cosas a pecho, personales y reaccionamos con intensidad debido a esas causas; pero este post no es para analizar porque lo hacemos, sino lo que viene después y cómo vamos por el mundo lamiéndonos las heridas, asimilando los destrozos que hicimos, así como las repercusiones que puede tener o no esa reacción para comentarla con alguien de confianza, alguien que nos pueda reconfortar y bueno, si es necesario, que esa persona sea lo suficientemente sabia para poder explicarnos las repercusiones de nuestros actos y por qué pueden afectarnos de formas que nos generen más problemas.

Eso es lo que uno busca después de una tormenta loca de acciones y reacciones:

Compresión para apoyarte o sabiduría para ayudarte

Sí, eso es lo único que se busca, y no es que busques un palero, pero, usualmente la respuesta que se obtiene cuando estas vulnerable o en ese estado de reacción es críticas o reproches, cuando, hello, te cuento para platicar, no para que me regañes o me juzgues.

Aquí aplica como el meme que dice “le conté algo gracioso que hice a mi mamá y termino regañándome”, pero ¿por qué?, acaso todos los amigos cuando acudimos a ellos para un momento de soporte emocional, la única reacción es entrar en modo mamá y regañarte o juzgarte, ¿eso es lo único que se puede esperar?

via GIPHY

Tal vez aquí la moraleja sea nunca contar nada, y aprender a lidiar tú con tus emociones, y pensar, repensar lo que hiciste, aunque no creo que esa nunca jamas sea la loca conclusión de nada, y más bien todo nos regresa al principio básico de:

Te cuento para platicar, no para que me regañes o me juzgues

Creo que, como conclusión podríamos decir, cuando pasamos por una situación que nos hace reaccionar, de forma adecuada o incorrecta, es parte fundamental del desarrollo humano compartirla con alguien que te escuche, pero, no sé hace buscando un juicio de valor, o una reacción como de mamá furiosa, nooo, solo quieres que alguien te escuche, te comprenda, sienta empatía y tal vez pueda darte una visión objetiva que te haga reflexionar sobre tus acciones y solo eso.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More