Soy mala diciendo mentiras

2

Me ha pasado, y muchas veces, que no puedo decir una mentira, así que cuando eso pasa me siento la persona más mensa del mundo; ya que no puedo decir, articular y seguir una pinche mentira ¿cómo es posible?
Ni las simples y sencillas mentiras blancas, engaños, embusterías, o cosas similares no puedo decirlas, no me salen y las personas terminan descubriendo mi pendeja mentira.

Soy mala diciendo mentiras

Notas Relacionadas

Necesito guaruras

¿Sabes distinguirme?

De esas veces que me quedo pensando, en serio, ¿esa fue tu mentira?
En serio neta, NI UNA PINCHE MENTIRA PUEDO DECIR, ¿ni para eso soy buena?

Ni hablar, yo soy de esas personas que cuando comienzan a mentir, el hecho de hacer algo tan poco ético hace que entre en pánico, me ponga nerviosa y la mentira se me caiga; además estoy en la filosofía de la franqueza, nada mejor y más auténtico que decir la verdad. Creo que por eso, la falta de practica para decir mentires, me hace muy mala diciendo mentiras.

Puts, cuando eso pasa y ni decir un vil mentira puedes, entonces estas del nabo, o sea en buen plan tírate a un pozo. Bueno, en mi caso me tiro yo.

Aunque, mmmmm, ahora que lo pienso creo que no poder mentir debe ser una buena cualidad en las personas; de esas cosas que todos deberíamos procurar, ya sabes, eso de no saber cómo mentir debería ser la constante y no la excepción a la regla. Aunque bueno, todos aman la franqueza y la honestidad, hasta que no les toca; extrañamente muchas personas prefieren vivir en la mentira si es que la verdad les afecta, supongo que por eso ahora es tan fácil mentir.

Pero te imaginas como sería si todos tuvieran el mismo problema que yo diciendo mentiras, siendo malos para mentir, ¿lo has pensado?

Ya sabes, como en la película “La invención de la mentira”, que también la puedes encontrar como “La buena mentira”; ¿te imaginarias que pasaría si en el mundo nadie pudiera mentir?
Además de egos lastimados, ya sabe, repito, por exceso de honestidad y falta de mentiras piadosas, creo que de esa manera se acabarían los malos entendidos y las confusiones, porque todos sabríamos de forma honesta y verdadera que es lo que las demás personas piensan sobre algo.

No habría confusiones y todo sería claro, pero mentir ahora es parte de nuestra vida cotidiana, de nuestras relaciones y una forma diplomática de convivencia con las personas que queremos y las que nos rodean. De hecho estaba pensando mucho en como las mentiras nos ayudan a tener relaciones funcionales, a veces callando o usando las mentiras piadosas hace la convivencia más agradable.

A menos que no puedas mentir, en ese caso tendrás muchos problemas con todas tus relaciones.

Y yo sabía que era mala mintiendo, pero no sabía en qué grados y el otro día que tenía un problema de trabajo y uno de mis clientes tenía un gran problema de acceso a un panel de control, y la contraseña la tenía su antiguo proveedor, pues me ofrecí a llamar a sus oficinas para pedir ayuda, claro, en formato incognito yo debía llamar a esa empresa y hacerme pasar por un supuesto cliente que pedía información sobre algo.

Todo iba perfecto en mi plan, tenía un guion, tenía en la mente interpretar el papel de una chica que necesitaba una cotización, ya había estudiado el guion, me había puesto en el rol de ese papel; pero cuando me pregunta mi nombre entre en pánico y grite “lo hizo un mapache”; bueno, no en realidad cuando me pregunto mi nombre dije “Yesica Flores” y bien, esa parte no la tenía bajo control y lo peor fue que cuando llamo el cliente para pedir ayuda, le dio mis datos, seguro relaciono a la cliente “Yesica Flores” que colgó cuando se asustó en medio de su mentira con la persona que necesitaba los accesos.

Después de esa “brillante” llamada solo pude reír y soy mala diciendo mentiras

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More