La evolución del turismo a lo largo de la historia

0
64
Autor foto: Michael Gaida - Turismo
Autor foto: Michael Gaida - Turismo

El concepto actual de turismo —la idea de que viajar para adquirir experiencias inolvidables y para sentir felicidad, placer, etc.— es bastante reciente. Se estima que el turismo, los viajes, las atracciones y los centros de ocio van a ser un gran motor de la economía en un futuro no muy lejano; y esto ya se demuestra en regiones del planeta cuya principal actividad económica son los servicios que ofrecen para aprovechar las atracciones turísticas, ya sea naturales, artificiales o un conjunto de ambas.

Primeros tiempos

Se tiene registros de que en el antiguo Imperio Romano, los altos funcionarios viajaban a sus lujosas mansiones en villas retiradas como Nápoles y Pompeya. Asimismo, reyes y nobles viajaban a sus casas de campo y castillos. Otro ejemplo más reciente de esto que se podría considerar es el caso de las familias más ricas del Imperio Británico que viajaban a sus lujosas instalaciones en las colonias inglesas alrededor del mundo. Hasta mediados del siglo pasado, no existían los viajes por placer tal como ahora se realizan. Viajar para conocer nuevas culturas, lugares asombrosos y por mero gusto era algo exclusivo para las clases más privilegiadas.

Comienzo del turismo moderno

Luego de la Segunda Guerra Mundial, hubo una gran ola de inmigración. Los países de Europa habían quedado devastados y sus habitantes buscaban una nueva oportunidad en América. A partir de entonces, la prosperidad económica de estos inmigrantes les permitió buscar nuevas formas de generar ingresos. Se decretaron nuevas leyes que instituyeron como un derecho las vacaciones para los trabajadores. Se crearon muchos nuevos hoteles, hospedajes, negocios de souvenirs, etc. Se empezó a explotar además los centros turísticos de cada país, se popularizó ir a las playas en verano y, en los países más ricos, se viajaba a lugares cálidos en las vacaciones de invierno o se iba a esquiar. Se volvió tradición que toda la familia viajara todos los veranos e hiciera las mismas actividades todos los años, pero este modelo de consumo no duraría más de dos décadas.

Autor foto: Igor Menezes - Turismo moderno
Autor foto: Igor Menezes – Turismo moderno

Desarrollo de nuevos productos turísticos

Los integrantes de la generación llamada baby boomers se aburrieron de visitar siempre los mismos lugares que sus padres y quisieron probar nuevas experiencias. A este factor se sumó que los autos eran cada vez más rápidos; el transporte, más barato; y los viajes en avión, más seguros. La gente comenzó a vacacionar en lugares cada vez más lejanos. Y, para canalizar este flujo de turistas, surgieron algunas atracciones masivas. En países como Estados Unidos, por ejemplo, se crearon parques de diversiones gigantes como Disneyland o los estudios Universal, que atraían miles de personas al año. Se revalorizó las atracciones naturales, como las montañas, los paisajes exóticos, las cataratas, los parques ecológicos, entre otros. Un claro ejemplo de esta revitalización de las atracciones turísticas es por ejemplo lo que se hizo en Cancún, México, con el acondicionamiento de las playas, la instalación de hoteles del más alto nivel y la creación de parques ecológicos como Xcaret, ubicado en la Riviera Maya.

La gente buscaba experiencias cada vez más diferentes, exclusivas y emocionantes. Se sistematizó una clasificación estándar para la calidad de los servicios que brindaba cada hotel, se popularizó actividades como el salto en paracaídas, bungee jumping, parapente, sky, surf, etc. Y se crearon muchas otras que, debido a su gran número y diversidad, sería difícil enumerar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here