Entrelazando historias como “El Negro” González Iñárritu

0

Advertencias SERIAS al lector:
Debo recordarles a todos mis lectores qué como bien saben, me gusta la prosa retorcida con muchas palabras que dicen poco ó casi nada de cualquier cosa. Y este caso no es la excepción; de hecho es una oda a la cantinflearía, un experimento extraño que va a poner a prueba su paciencia, así que, si no les gustan los choros (en especial los míos) y los rodeos, no lean este Post.

Notas Relacionadas

Regalos estúpidos

¿Estas bien?

Problemas de las chicas altas

Como bien sabrán “El Negro” Iñárritu es famoso por entrelazar varias historias complejas en una misma trama, basta nombrar “Amores Perros”, “21 Gramos” ó “Babel”; y a mí se me ocurrió hacer un experimento y entrelazar varias ideas en una misma secuencia de palabras aleatorias y sin sentido (no, no es cierto, no son aleatorias) haber que resulta.
No es que me compare con este director mexicano, ni mucho menos pretenda equiparar este extravagante discurso con sus trabajos, pero me dio curiosidad experimentar con las palabras.

Dicen muchos por ahí que la ociosidad es la madre de todos los vicios, francamente no lo creo así; la ociosidad es pieza básica en el sistema recreativo del ser humano.
Ella es motor de grandes descubrimientos e introspecciones humanas; el fabuloso internet y la hermosa Wikipedia la definen así “la ociosidad es la madre de la filosofía”, creo que esta oración es mucho más atinada y describe perfectamente el proceso cognoscitivo que implica estar de ocioso en tu casa, en la escuela, en la calle, en el trabajo, en donde sea.

La ociosidad nos permite llevar nuestros pensamientos, imaginación y conocimientos a explorar nuevas alternativas y desarrollar ideas extrañas y extravagantes.

En muchas ocasiones conduce nuestra mente a agujeros negros del espacio, que nos atormentan y obsesionan como espejismos recurrentes que torturan nuestra frágil estabilidad psicológica haciéndonos caer en trastornos compulsivos. Lo dijo el gran maestro Bourdein “las obsesiones son la madre de la perfección” su extraña patología nos hace mejorar y refinar nuestra loca y fascinante obsesión.

Lo que me recuerda uno de los temas que más me ha obsesionado en los últimos tiempos, es y será, la retórica pregunta de la existencia del amor (ojo no hablo de pasión ó cariño, si no de la mítica existencia de un concepto sublime de amor) el marketing, la tele, las pelis, las revistas nos han vendido mucho el concepto de amor como algo sublime, mágico, misterioso, cautivante, algo que llena tu vida y la eleva al cosmos, pero quien a experimentado esa bella situación, quien ha probado las mieles y no las hieles de este efímero concepto, díganme alguien ya encontró a su alma gemela.

Yo soy más una persona de hechos tangibles, cosas reales; es más creo que lo que muchos llaman amor es una confusa combinación entre obsesión, pasión y amistad.

Conclusión:
Creo que las ideas no están bien entrelazadas, les falta un análisis más profundo y complejo, pero se me seco el cerebro con tanta idea loca. Así que todo lo que podía ser y no fue, se los debo pá la otra amigos.

Ahora más bien sería la actualización de este articulo de enero del 2009, POR UN SÍ, sí existe.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More