Amistad Quid pro quo

2

Hay que buscar amigos que sean recíprocos y nos den, tanto como damos, esa es la clave de la felicidad, y de relaciones amistosas largas y duraderas, encontrar aquellas personas que corresponden a nuestras acciones de la misma manera, en pocas palabras una amistad Amistad Quid pro quo, “algo por algo”, que balancee el universo, el karma y te haga sentir, que la otra persona te valora, tanto como tú a ella.

Pero, aterricemos mejor esto del Quid pro quo, que, en algunos círculos, está de moda, y cada vez se escucha más, aunque no todos saben a qué hace referencia o se aplica mal el sentido de esta frase.

Notas Relacionadas

Seguramente recuerdas esta popular locución latina, de la película el Silencio de los Inocentes, cuando Hannibal Lecter, negocia con Clarice la información, diciéndole, Quid pro quo.

Bien, ahí se explicó de cierta manera el uso moderno que le damos a esta locución, yo te doy algo, para que tú me des a cambio, bien, ese ha sido, según lo explica la Wikipedia un error conceptual, que hace que usemos de forma errónea el Quid pro quo, cuyo sentido era, sustituir una cosa por otra, pero bajo el concepto actual, termina usándose como lo hizo Hannibal, yo te doy para que tú me des, (sin albur).

Bien, parece que es lo mismo, una cosa por otra, que yo te doy para que me des, pero en realidad no es así.

Las cosas quid pro quo, son sustituciones, son permutas, son cambios que se hacen, que suceden; mientras que, dar algo, con la intención de recibir algo a cambio, “doy para que me des”, eso no entra en este concepto, de hecho, existe otra locución latina, que se usaba para este tipo de intención y es:

Do ut des, y literal significa, doy para que me des.

Que está bien, y hay muchas personas que forjan sus relaciones, en base a estos intercambios intencionados, y dan su tiempo, su amistad, su compañía, sus palabras, y todo eso que tienen, con la precisa intención de que la otra persona les de algo con el mismo valor a cambio.

En un sentido realista, eso es práctico y las personas terminan con lo que dieron, pero, una amistad del tipo Do ut des, termina siendo desgastante, ya que todo llevo un score sobre que fue dado, para recibir en la misma medida, lo que fue otorgado.

Quien en su sano juicio podría tener una amistad en la que se lleva un conteo para tener en un corto plazo de vuelta todo ese tiempo, palabras, risas, y demás intercambios dados en su relación, ¿Quién?

Parece neurótico, pero muchas veces lo hacemos, y nos enojamos con nuestros amigos porque no estuvieron con nosotros de la misma forma que lo hicimos, porque no tienen el mismo tiempo que les dedicamos, o no ponen el mismo esfuerzo; pero de alguna manera, todos lo hacemos, y llevamos de forma mental ese registro de cuentas, que esperamos se equilibre pronto.

Ahora, hacer esto de esperar algo de nuestros amigos, es lógico y natural, porque las personas que terminan dando, sin tener nada de vuelta, están en relaciones, también las hay amistosas, del tipo abusivas e interesadas, en las que una persona esta, únicamente por lo que pueda obtener a cambio, por eso, es lógico, que en un proceso amistoso las dos partes den algo.

Pero, no se da, para recibir, no se debe buscar una amistad do ut des, sino una amistad quid pro quo, en la cual, de forma natural suceden estos intercambios que se balancean, en la cual las dos personas dan lo mismo, no porque esperan algo a cambio, sino porque quieren hacerlo.

Y es que, por más que aprecies a una persona, no puedes dar únicamente todo de ti, hablando de tu tiempo, buena voluntad, amistad, etc, tienes que retroalimentarte con la otra persona, pero no debes hacerlo, esperando lo mismo, hazlo porque quieres y si tienes la suerte correcta, puedes encontrar a una persona que quid pro quo, responde a tus acciones.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More