Qué pasaría si te digo que me gustas

Qué pasaría si te digo que me gustas, esa breve frase suena a la bonita estrofa de una canción de Ali Gatie, pero, más que ser el coro de una canción, esa es una pregunta que muchas veces nos hemos hecho en la vida; una pregunta que hacemos con intriga y anhelo, como si más que pregunta fuera una súplica cósmica para que cupido se apiade de esa pobre alma en desgracia, y te permita hacer match y ser correspondido o correspondida, con esa persona.

¿Qué pasaría si te digo que me gustas?

¿Qué pasa?, ¿qué sucede cuando te atreves a confesar tu atracción por otra persona?, aunque bueno, este tipo de confesiones no solo se limitan al únicamente “me gustas”, ya que algunas veces en la vida, se atora una emoción más personal en el pecho, y hace que te preguntes pasaría si le dices que le amas.

¿Qué pasaría?

Esa es la pregunta del millón, una pregunta que te probablemente te estás haciendo en este momento, o tal vez la hiciste alguna vez en la vida cuando conociste a alguien tan especial, que te hace o hizo pasar horas revolviéndote la cabeza pensando el qué pasaría si le dices que te gusta, qué pasaría si le dices te amo, qué pasaría si le dices que le extrañas, ¿qué pasaría?

Bien, este tipo de soliloquios personales, en el cual pasas muchas horas pensando que pasaría si te atrevieras a, o cual sería el resultado de hacerlo pensando en escenarios en los cuales tal vez serían felices para siempre y en ese caso, en caso de que fueses correspondido/a, bueno ya se puede comenzar a planear esa increíble vida juntos.

Tal vez por eso nos quedamos atorados en esos debates mentales internos, o, mejor dicho, tal vez por esa razón suelen gustarnos tanto, porque nos permiten imaginar muchos escenarios felices con esa persona, y en ese sentido, en ese confort mental, en esa idea que se romantiza demasiado, bueno, muchas personas se quedan incluso toda una vida preguntándose ¿qué pasaría?

Tal vez por eso nos guste tanto suponer, pensar e imaginar el que pasaría si uno se atreviera, pero, al igual que los “hubiera”, el “que pasaría”, es una posibilidad infinita que solo es posible en un mundo de especulaciones.

Pero hay otra cosa que también es un hecho, y siempre que se hace la pregunta ¿Qué pasaría si te digo que me gustas?, es porque siempre se espera una respuesta positiva, pero se tiene miedo a ser rechazado, y bueno, es normal, a todos nos da tanto miedo el rechazo, tanto, que en vez de decirle a alguien “me gustas”, nos atrevemos más a preguntarle ¿Qué pasaría si te digo que me gustas?

En eso se centra toda esta experiencia, que siempre que se hace dicha pregunta, siempre esperamos una respuesta positiva, pero, la única forma de saber que es en verdad lo que pasaría, es haciendo esa pregunta, en vez de suponer cual sería el resultado.

Salir de la versión móvil