Pensando mucho en alguien

19

Cuando se habla de necear pensando en una persona, creo, no, no creo, estoy segura que nadie me gana, sé que puedo ser muy obstinada cuando se habla de ese tema y no renunciar a alguien, que en ese momento, el de mi obsesión, es presuntamente el amor de mi vida. Pero sabes, he descubierto con grata alegría que no soy la única persona que hace eso, gracias a Dios, no me llevo ningún premio por pendeja, necia o inclusive obsesiva, nooooooooo, el amor nos convierte a todos en personas sin mucho criterio y/o juicio; si bien podemos pensar todos de forma personal que solo nosotros somos tan tontos como para necear en algo imposible, déjame sacarte del error. Cuando se habla de amor, todos podemos llegar a ser muy, muy necios.

Hoy puedes pensar que nadie te gana en equivocarte, regarla, cagarla, embarrarla o lo que sea, siempre habrá alguien cometiendo más errores y más graves que tú, lo único que se necesita es estar enamorado.

Sabiendo eso, yo me siento mucho mejor, ahora sé que no solo la única equivocándose cuando se habla de amor, sé que no soy la única que puede pasar muchas horas pensando mucho en alguien de manera necia; ahora sé que eso nos pasa a todos cuando creemos encontrar el amor.

Y pensar muchísimo en una persona, es de las cosas más lights que se pueden hacer, y no es porque frente a nosotros tengamos una terrible obsesión que nos hace únicamente pensar en una persona; en realidad pasan muchas cosas en nuestra mente y nuestra química corporal que nos hacen sentirnos de esa manera.

Sin embargo, a pesar de las cosas obvias, de las cosas lógicas y los hechos medibles, a veces pasa algo extraño, a veces algo casi mágico sucede frente a tus cosas haciéndote sentir que estas MEGA, mega loco o en verdad el destino no es una casualidad y algo metafísico se esconde tras nuestros pensamientos y emociones.

Veras, cuando estás pensando mucho en alguien puede pasar dos cosas:

a)Estás enamorado hasta la medula de esa persona y se ha convertido en tu nueva obsesión diaria que incluye hablar todo el día de esa persona, pensar y recordarla todo el día, stalkearla cada que te acuerdes y todos los verbos parecidos que te hagan sentirte en contacto con esa persona
b)También puede ser que estés pensando mucho en alguien que hace tiempo no ves, como una especie de fantasma que te está acechando para recordarte no olvidar; para que en tu mente y tu corazón, (ay que cursi me vi) se fije ese recuerdo de una manera poderosa.

Tal vez pueda parecer que ambos procesos son parte de una obsesión, pero nada que ver, esos pensamientos intensos más bien responden a otra índole de sentimientos y emociones, que no están muy cercanos a la obsesión, pero pueden obsesionarnos.

Ahora, cuando estás pensando mucho en alguien porque estás enamorado, ni que hacer, solo tienes que dejarte ir, pero con la idea en la cabeza de que si eso no funciona, debes seguir buscando a alguien más. Pero cuando uno recuerda de manera insistente a alguien que ya no ves, que ya no frecuentas, con la cual no tienes contacto desde hace muchos, muchos años; eso te hace pensar que hay gato encerrado, que hay un misterio y que algo mágico parece estarse cocinando.

¿Alguna vez te ha pasado?, sí, ya sabes, tienes mucho, mucho, pero mucho tiempo sin pensar, acordarte, recordar a alguien y de repente un buen día todo te recuerda a esa persona, su nombre está en el aire, su recuerdo es más vivo que nunca, todos y todas te recuerdan a esa persona y esas vivencias que tuvieron juntos en un pasado, como un déjà vu que no te deja pensar en otra cosa, de esas veces que te preguntas, porque estás pensando mucho en alguien ¿por qué?

Y justo en ese momento, cuando estás pensando mucho en alguien, resulta que esa persona te contacta, curiosamente en el momento en donde es más fuerte ese recuerdo, en ese preciso momento esa persona llama, envía un email, manda un WhastApp, te agrega a Skype o Facebook, de nuevo, justo en el momento en el que toda tu cabeza gritaba tan fuerte su nombre, que parecía estabas perdiendo la cabeza.

¿Te ha pasado?, seguro que sí y tú también como yo, te pusiste a pensar en la magia de esa sincronía, y el trillado concepto metafísico de que la mente es poderosa.

Bien, no estoy insinuando que mi mente haya llamado o atraído a la otra persona, claro que no, no estoy loca, lo que estoy diciendo es que el recuerdo que deje en la otra persona es tan fuerte, que su deseo por llamarme o contactarme es tan fuerte, que termina conectado a dos personas en distancias y espacios opuestos.

Sonará muy loco, pero a veces cuando extrañas muchísimo a alguien, cuando pasas mucho tiempo pensando en alguien para animarte a nuevamente entrar en su vida, una conexión “mágica” muy poderosa sucede y esos gritas que escuchas en tu mente de la otra persona llamándote, es porque eso está haciendo con su deseo.

Eso o tal vez estoy más loca que una cabra, pero quiero creer que cuando el deseo por alguien es tan fuerte, se tienen llamadas telefónicas mentales, bueno, sucede una conexión poderosa entre ideas.

 

otras notas relacionadas

AMOR: FILTROS PARA ESCOGER PAREJA
AMOR: MIEDO AL COMPROMISO
AMOR DI LO QUE SIENTES, LA REGLA DE 10 SEGUNDOS DE MÁXIMO VALOR
PENSAR EN MODO NOSOTROS
CITAS: SIEMPRE HAY UN PERO
¿QUIERES REGRESAR CON TU EX?, NO LO HAGAS

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More