¿Qué pasaría si tuvieras otra oportunidad?

Lo has pensado, alguna vez te ha cruzado por la cabeza qué harías si tuvieras la oportunidad de corregir algo que hiciste mal en tu vida, ¿esta vez lo harías bien?

0

Si hoy se te apareciera un genio de los deseos y te dijera que puede cumplirte ese deseo que siempre has querido, ok, ya sé, el deseo que siempre has querido es ser famoso, rico y millonario, lo sé, pero supongamos, es una situación hipotética, así que suponte que este genio de los deseos que se te aparece, solo puede cumplir un deseo en el cual te da la oportunidad para enmendar un error, para corregir algo que hiciste mal; qué harías si este genio te concediera otra oportunidad, ¿qué harías?, ¿qué pasaría?, ¿cambiaría acaso el estatus del mundo o todo seguiría exactamente igual?

 

Seguramente todos la tomaríamos y sin importar el tipo de segunda oportunidad que deseamos en la vida, todos la aceptaríamos con prisa y sin reparo, sin mirar atrás, sin pensar en lo que sucedió, en lo que hicimos, solo la tomaríamos porque el deseo de corregir lo que hicimos mal, el deseo de ser mejores de lo que somos nos carcome el alma, así que, sin dudarlo, todos diríamos que sí.

Pero me pregunto y con una extraña certeza de un pesimista que puede predecir el futuro, ¿acaso algo cambiaria?, acaso en verdad volcaríamos todo ese deseo, anhelo y buenas intenciones para hacer las cosas diferentes, ¿acaso lo haríamos?, o tal vez eso nunca pasará y sin importar cuantas oportunidades tengamos estamos condenados a repetir nuestras acciones y nuestros errores, tal vez, solo tal vez, es cierto y somos la suma y acumulación de nuestras equivocaciones y esa percepción vaga de que nuestro libre albedrío puede hacernos mejores, es solo una ilusión, una quimera, un bálsamo para nuestra enferma alma y nunca podremos liberarnos de nuestras decisiones, de nuestras fallas y a pesar de una segunda oportunidad, esa que tanto anhelamos, tal vez, solo tal vez, las cosas serían exactamente iguales a la primera oportunidad.

¿Será?

Acaso estamos programados para ser lo que somos sin cambiar, y sin importar cuantos días se nos dé la oportunidad por la cual rogamos para hacer las cosas distintas, para hacer las cosas diferentes, para ser mejores, sin importar eso seguimos siendo exactamente iguales y seguimos haciendo exactamente lo mismo.

Acaso será que simplemente estamos programados de forma básica para ser lo que somos y actuar en consecuencia, ¿será?, acaso no importaría nunca tener otra oportunidad, una idéntica y exactamente igual a la primera, día tras día, porque seguiremos haciendo exactamente lo mismo.

Acaso es eso, acaso echaríamos a perder una segunda oportunidad porque somos lo que somos y repetiremos a perpetuidad esas elecciones, selecciones y errores, ¿acaso es eso?

Bien, solemos decirnos y mucho, sobre todo en las largas noches de desvelo que “si tuviera otra ocasión esta noche, si tuviera otra oportunidad, intentaría decirte que las cosas que teníamos estaban bien”, pero la cosa es que, nos quedamos en el intento.

La cosa es que, no necesitamos un genio que nos de otro chance mágico, porque cuando sucede, todo es exactamente igual, tal vez no deberíamos desear una oportunidad, tal vez deberíamos desear librarnos de nuestros errores, tal vez es eso, lo que deberíamos desear con fuerza.

Segundas oportunidades se nos presentan todos los días, pero no las tomamos, o bueno, sí, las tomamos, pero tenemos la romántica idea de que haremos las cosas distintas cuando terminamos haciendo exactamente lo mismo.

Nos preguntamos y mucho, que pasaría si pudiera hacer las cosas de forma diferente, pues bueno, la respuesta es que terminamos haciendo exactamente lo mismo y cometemos de nuevo, el mismo error que quisimos enmendar en un inicio.

Acaso es un juego macabro del tipo saw, o tal vez nunca podremos liberarnos de lo que somos, de nuestros errores y nuestras elecciones, tal vez, solo tal vez, estamos viviendo en un loop, el loop en el cual estamos programados y siempre que se nos presenta la oportunidad de hacer algo distinto, hacemos exactamente lo que hicimos en un inicio.

Tal vez la cosa no es ¿qué pasaría si tuviera una segunda oportunidad?, tal vez la cosa es ¿qué harás cuando ya no tengas esa oportunidad?, ¿qué pasara cuando ya no tengas la oportunidad de intentar hacerlo distinto?

 

 

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More