Me gustan los sábados de flojera

4
478

De verdad me gustan y mucho los sábados de flojera; si bien toda la semana estoy esperando que sea viernes por la tarde, ya sabes, para vivir locas aventuras sinfín (traducción quedarme sola en casa hasta las 2am viendo Netflix), creo que mi día favorito de toda la semana son los sábados, los sábados de flojera, esos días con infinitas posibilidades que me hacen disfrutar la vida.

Claro, los sábados de flojera también me quedo en casa viendo Netflix, pero el hecho de saber que me puedo ir todo el cine, a comer a un buen restaurante, pasear por alguna zona bonita o bohemia de la ciudad, o porque no, irme con mis amigos, eso hace que para mí, el sábado le gane al viernes, porque el sábado ya no tiene el estrés de trabajar rápido para irte a divertir, el sábado es un día para despertarte a las 12 del día a almorzar o desayunar, ya ni sabes, para después planear tu intenso día de actividades lúdicas, que normalmente se terminan convirtiendo en un día de estar lo que resta de ese día, en pijama, comiendo comida chatarra y viendo Netflix, en el intermedio, para no aburrirte hechas ojo a las redes sociales, para ver si existe algún mejor plan que ese.

Que, en mi casa, no hay muchos planes que mejoren la idea de quedarme acostada viendo series.

Por eso amo los sábados de flojera, porque me dan la noción y la vaga idea de que puedo conquistar al mundo, de que lo puedo doblegar a mi voluntad y lo mejor, es que tendré el domingo para descansar de esa intensa aventura; ahora, nunca he intentado dominar al mundo, pero si hubiera un día para hacerlo, sería el sábado, mmmmm, lo malo es que los sábados de flojera lo mejor que puede suceder es quedarte echado todo el día viendo la televisión.

Yo también como Homero, amo los sábados de flojera, pero los verdaderos sábados de flojera, no los falsos miércoles de flojera, que se hacen pasar por sábados.

Seguro estarás pensando que solo Homero puede confundir un miércoles con un sábado de flojera, y debo decir que no, a mí me paso este miércoles y mientras estaba toda fodonga y despeinada, le decía a una de mis amigas, que me encantaban los sábados de flojera, porque en verdad pensé que era sábado, pero inmediatamente su risa, me hizo recapacitar que estaba viviendo un déjà vu al estilo los Simpsons, porque no era sábado, y yo juraba que era sábado cuando en realidad era miércoles.

Supongo que estas comedias animadas, se basan mucho en la realidad de como algunas personas, que somos algo flojas y ociosas, de cómo vivimos.

La buena noticia es que ya llega mi día favorito de la semana, el sábado de flojera.

4 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here