Los Románticos están en extinción

4

En la actualidad el concepto romance se está perdiendo de una manera estrepitosa, tanto que asusta; ahora el cinismo, el hartazgo, la precaución y la cordura, hacen que encontrarse a un romántico honesto y real, sea más difícil que encontrarse una virgen en una ciudad.
Lo peor es que los pocos románticos que nos había dado la naturaleza en cada generación, están dejando de creer, renunciando a su esencia para sobrevivir en tiempos en los que el romanticismo está condenado y mal visto por todos, supongo que la teoría de la adaptación aplica perfectamente, ADAPTARSE O MORIR, lamentablemente esa adaptación está haciendo que el romance en su sentido más ideal se pierda.

Sencillamente están desapareciendo esas personas que hacían cualquier cosa por el amor y en esa búsqueda incansable del amor, en la que evangelizaban a todos, tocando su corazón y demostrando que esos actos locos y estúpidos de amor pueden cambiar al mundo, simplemente están desapareciendo dejando al mundo sin milagros provocados por nosotros en un mundo cínico y muy superficial, haciendo que el balance se pierda. Antes por lo menos esos locos, llamados románticos, nos podían arrastrar a su locura y por un momento, hacernos creer a todos, que todo era posible; pero ahora, sin la visión romántica de que el mundo y sus personas pueden cambiar, ¿Qué es lo que nos queda?, ¿reír o llorar?

Los románticos de este mundo, tenían una función vital para la sociedad, y era contagiarnos su entusiasmo para creer en alguien, para creer en el mundo, para creer en el amor; pero los románticos están en extinción y ahora solo nos queda refugiarnos en la implacable realidad, esa que no perdona y con cada día que pasa, el panorama empeora.

Acusados de cursilería, los románticos han perdido terreno hasta desaparecer y los que se resisten a ser perdidos en el olvido, son acusados de cursis y anacrónicos; porque en estos tiempos violentos, rudos y materiales, no es bien visto contemplar el alma y el amor, desde un plano idealista. Ahora los románticos son personas raras, extrañas e intensas que asustan a todos en muchos sentidos.

¿Quién puede creer en el amor en estos tiempos?, obvio, alguien muy perturbado, tanto como para creer que el amor es real, cuando es obvio que eso no existe. Oh eso es lo que se repiten las personas que han dejado de creer en el amor.

¡Eso no existe!, y quien pueda creer que si es real, es un completo demente.

Supongo que eso hace que los románticos estén en extinción, porque son de todo, menos personas sensibles capaces de entender al amor y los sentimientos de una forma diferente. Ya no son locos, no, ahora son extraños e indeseables, aquellos que se siguen refugiando en la creencia del amor.

Y como culpar a los románticos de estar en extinción, ¿cómo hacerlo?, si cada día se estrellan de manera monumental contra el cinismo y el desinterés cotidiano, ¿cómo podrán sobrevivir a eso?
Interesante pregunta, como para poner a todos alerta e iniciar una campaña para evitar que se extingan los románticos, porque sin ellos, el mundo simplemente es un lugar triste y deprimente; los románticos se necesitan para nutrir la música, el cine, la pintura, la literatura y todas las bellas artes que inspiran al espíritu, pero principalmente para inspirarnos a nosotros.

Los románticos tienen una función real e importante en la vida de todos, pero ahora están en extinción.

La buena noticia, es que me niego a creer que desaparezcan del todo, y es que si alguien puede caer de pie, son los románticos de corazón, por ellos es que vale la pena luchar en cada momento. Así que cuando te encuentres a un romántico, nunca lo sueltes, en plan amigo, musa o romance, porque su visión diferente, cursi, anacrónica y loca, te salvará de morir de hartazgo en este mundo; solo un romántico puede salvarte de un mundo cínico.

Ahora lo entiendo, soy una romántica con una visión extraña del mundo, casi irreal, sublime y fantasiosa de lo que es la vida; por eso dejo huella en todas las personas que conozco, una que no se borra y hace que todos me quieran a su lado con el paso del tiempo, porque ahora en tiempos materiales, encontrarse con un romántico, es casi tan imposible como encontrarse con el hombre de las nieves. Esa es una persona, que no puede pasar desapercibida.

Un romántico, es capaz de creer, y creer y seguir creyendo, y aun cuando dejan de creer, no lo pueden hacer, solo tienen que buscar adentro, esa chispa, que no solo les da esperanza a ellos, sino a todos.

Los románticos simplemente no podemos dejar de creer, por más que el mundo, la experiencia y la vida nos indiquen lo contrario.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More