Les traigo paz

0

No les ha pasado nunca que un buen día, una bella mañana de finales de septiembre; un día realmente hermoso en su justa temperatura ambiental, uno de esos días en los que no hace ni mucho calor, ni mucho frio y una corriente fresca de aire circula por el ambiente, el sol es complaciente, los pajarillos vuelan y cantan sin parar, coronados por un silencio tranquilizador sin teléfonos o celulares sonando, sin bocinas de automóviles, sin niños malcriados que pasan por la calle. Una majestuosa mañana que se convierte, en un tarde apacible y bella.

Un día perfecto para ser uno con el universo y estar en paz y armonía.

Esos días en los que uno tiene la fortuna y bendición de poderse despertar a las 10 de la mañana, con ánimos y ganas de respetar/soportar/tolerar cualquier tipo de idiotez cándida de sus semejantes. Casi como inspiración y con una actitud ZEN de “te traigo paz”.

Pues que paz ni que paz, traigo de todo menos paz, hoy a pesar de lo bello y bonito que esta el pinche día simplemente no tengo humor de traerle paz a nadie, de hecho ando de mal humor, mmmm. Un humor bastante acido, mmmm, más que acido muy intolerante que no se aguanta nada ni a nadie y mucho menos tengo la paciencia de soportar babosadas de alguien más. Simplemente no tengo ganas.

En serio, nunca te ha pasado que te despiertas con todo a tu favor para que el día sea perfecto, pero tu simplemente no tienes las ganas o paciencia de aguantarte pazguatadas ajenas, esos días en los que no tienes humor o tolerancia para disfrutar de las bobadas de los demás, de bromas mensas, de gente lenta, de regaños ajenos, de llamadas interminables para explicarle a alguien que lo que hizo está mal, porque simplemente es un idiota o no le gusta poner atención a lo que hace y encima de que es un idiota pasa quitándote 35 minutos de asesoría para explicarle su idiotez, en serio, ¿qué pasa con la gente? Que no comprenden sus errores antes de quitarles el valioso tiempo a los demás.

Y por si fuese poco no se den cuenta de que no estoy de humor para aguantar tonterías.

Simplemente no tengo ganas de tolerar, hoy no, bueno casi nunca soy tolerante pero normalmente soy paciente. Y a pesar de que “tolerar” y “paciencia” sean casi sinónimos no estoy siendo redundante, ya que en la práctica son un tanto distintas. Una cosa es NO tolerar las idioteces ocurrencias ajenas y otra cosa es NO tener la paciencia para ejecutar tus tareas o convivir con los demás, simplemente lo hago, con paciencia sin tolerancia con un tono complaciente pensando “maldita sea, eres insufrible”.

En este estado mental estoy a dos pasos de decirle a la siguiente persona que me venga con alguna cosa: ¡Qué me ves!, En serio que me ves.

Odio dar asesoría técnica, odio hablar con las personas, NO SOY MULTITASK, además estoy de un terrible humor como para soportar tonterías telefónicas, por mail, en persona o Messenger. Pero sobre todo, no es que odie dar asesoría, odio tratar con tarados, eso es, que por más obvio que sea su error o problema requieren que alguien este explicando de mil maneras esa obviedad a la que no prestan atención.

Y no me mires con esa cara, seguro te ha pasado a ti también. A veces y sin razón aparente tu humor es simplemente negro, y pasas por escrutinio todas las ridículas oraciones de los demás, y no porque las creas dignas de réplica, sino porque estas buscando un análisis absoluto sobre todos los errores en los que acaba de incurrir, solo por el gusto de poder decir estas mal. Pero lejos de querer ganar una discusión o tener simplemente la razón, solo quieres decir en voz alta, ya deja de decir tonterías que a mi si me molestan.

OK, ok, ok, estoy siendo intolerante, ando muy quisquillosa el día de hoy, si mi versión del grinch de la vida surgió hoy, y ni se te ocurra decirme “esta tipa esta en sus días” porqué no es así y me vas a hacer echarte un discurso de 45 minutos de porque es tan inapropiado y molesto ese comentario. Simplemente hoy surgió mi versión intolerante, aunque también acepto que tengo mi versión boba, que es de lo cual me estoy quejando hoy, mi versión paranoica, mi versión obsesiva, mi versión alegre, mi versión pro, mi versión loca, mi versión erótica, mi versión tolerante.

Entonces debería saber de antemano que todos pasamos por diferentes humores a lo largo de los días, que todos somos medio bipolares y basándome en eso debería ser paciente con los demás, porque casi siempre ellos son pacientes conmigo. MMMM, pero que digo, hoy soy paciente, carajo que si soy paciente me he chutado olímpicamente horas y horas de tonterías, eso no significa que las disfrute.

Simplemente hoy no tengo ganas de hablar con nadie. Tal vez el viernes. No sé si te haya pasado, pero a veces simplemente no quieres hablar de nada con nadie por largos periodos de tiempo, a menos que te sea algo interesante o de vital importancia.

 

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More