Las 5 canciones que me han dedicado

0

Eso de dedicar canciones es todo un fenómeno psicológico muy interesante, y es que todo es relativo a que decimos cosas, sin decirla; ya sabes, a veces es mejor dedicar una canción para decir algo de forma poética y muy lírica, en vez de decir con tu poca elocuencia y, sobre todo, que todo lo que decimos es algo que puede sacarse de contexto y usarse en tu contra.

Por ejemplo, te gusta mucho alguien que acabas de conocer y sientes que literal, es el amor de tu vida, en vez de soltarle la bomba a las dos semanas de conocerle el “te amo, creo que eres el amor de mi vida”, mejor y en vez de hacer el ridículo, dedicas una canción y, es más, a veces ni tienes que dedicarla y solo tienes que decir “escucha” para que la otra persona si quiere y le conviene, capte el mensaje, en vez de decirlo de forma directa.
Así no haces el ridículo, y si no está en sintonía, pues no puede alterarse, es solo una canción, ni que se lo hubieras dicho.

Notas Relacionadas

¿Qué es un DJ?

Pensando en una canción

No eres yo

La música de Dido

Cuando dedicamos canciones decimos algo sin decirlo, nos vemos bien y sobre todo no corremos el peligro de exponer nuestros sentimientos o nuestro lado más humano.
Supongo que esa es la razón por la cual siempre estamos dedicando canciones, como indirectas muy directas para la persona que en ese momento nos tiene obsesionados, únicamente pensando en ella o él.

Además, es más fácil usar una canción como vehículo y mensaje que tratar de explicar lo que sentimos, porque a veces es muy difícil poner en palabras esos sentimientos.

Ahora, hay de dedicaciones a dedicaciones y si bien te pueden dedicar la canción más romántica del mundo, también te pueden poner alguna de Paquita la del Barrio o esas canciones de gente dolida, para recordarte, lo mala persona que eres y que todo el mundo desea que te mueras.

Dedicar canciones, ah, todo un fenómeno y las usamos para decir nuestros sentimientos más sublimes y por supuesto, los más viscerales.

Y todos lo hemos hecho, hemos dedicado canciones y nos las han dedicado y el otro día, hace poco que me dedicaron canciones, me puse a pensar en el top de las 5 canciones que me han dedicado en la vida, esas que llegan, esas que duelen, esas que te recuerdan tu divinidad o tu lado demoniaco.

Y descubrí este top five de canciones, que dicen mucho de mí, mis relaciones y aun así me gustan.

Las 5 canciones que me han dedicado

Causa y Efecto

Esta fue una de las primeras canciones que me dedicaron en la vida, oh sí, mi primer novio, Ladislao, una relación muy extraña, tortuosa y dependiente, en la que un día todo era maravilloso, y al día siguiente era un caos, ya en la recta final, en la desesperación de “Lado”, un buen día me dedica la canción Causa y Efecto de Paulina Rubio.

Y la verdad, es que me sigo creyendo perfecta por la ley causa y efecto, pero, todavía no aprendo la lección, bueno, creo que no. Pero si bien cuando me la dedico sentí feo, así de “chin”, me pareció una buena canción, eso de la causa y efecto, me dejo pensando muchos años.

Franz Ferdinand – Auf Achse

Lo sé, por dedicatorias como esta, parezco una mala persona, pero realmente no lo soy.
Supongo que es la complicación de las relaciones, en las que solo queremos lo que no podemos tener.

DLD Sea

Te imaginas despertar un miércoles a las 3:45 am con una canción de DLD, pues yo no me lo imagino y un día despertó con la música de DLD, con la canción de Sea, una que se convirtió en mis favoritas de todos los tiempos, una canción que en su tiempo fue muy especial para mí.

La canción de los enamorados que se la viven peleando, pero no pueden vivir el uno sin el otro.

Moenia – Beber de tu sangre

En este top five, tengo dos canciones de la misma persona, Toño, vaya, de mis grandes, locos y profundos amores, y de vez en cuando, me mandaba canciones locas y profundas, de esas que hablan de sentimientos muy grandes.

Diego – Mas

Finalmente tengo la última canción que me han dedicado, bonita, majestuosa y muy llegadora.
Esta es de esas canciones que en verdad conquistan el corazón de una chica, porque sin decirlo, dice mucho.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More