Cómo mejorar la velocidad de tu sitio WordPress

0

 

La necesidad de mejores velocidades de carga se ha convertido en una carrera a nivel global por las mejores posiciones en los buscadores, además de que la experiencia del usuario se incrementa de forma significativa. Pero no siempre es un problema que solucionar desde los aspectos técnicos, sino que existen otros factores que exploraremos extensamente.

Tal necesidad se fundamenta en principalmente dos actividades del mundo de internet:

  • El posicionamiento en buscadores como Google, Bing o Yahoo!
  • La impaciencia de los usuarios por obtener la información deseada.

La primera se debe a que los motores de búsqueda tienen ciertos parámetros que sus algoritmos evalúan una vez que las arañas (spiders) encuentran y clasifican los sitios web en cuestión. De esto se desprenden cientos de prácticas que no son exclusivas de aquellos que se dedican al marketing digital, sino también que es extensiva a todos los propietarios de un sitio web. Desde que aprendemos cómo hacer un blog, debemos atenernos a estas porque de nada sirve un sitio web que nadie encuentre y, por consiguiente, que nadie visite.

La segunda se debe a una mejora en las tecnologías de conectividad tanto en software como hardware haciendo posible una velocidad de internet nunca antes vista. Los usuarios se están acostumbrando a conseguir el contenido que deseen con muy poco tiempo de espera. Por lo tanto, cuando hablamos de mejorar la velocidad de internet siempre es tomando como referencia el contexto tecnológico actual. Hace diez años nadie podía pretender que la velocidad de carga de una página web sea fugaz como lo es hoy en día.

Si nuestro sitio web está sufriendo demoras en la carga, primero tendremos que saber qué factores están involucrados y contribuyen activamente en la velocidad. Una vez comprendidos podremos tomar cartas en el asunto y proceder con la solución.

Algunos de los factores son:

#1: Velocidad de transferencia de datos del servidor:

Seguramente estás al tanto de que tu sitio web corre sobre una plataforma de almacenamiento en la nube denominada hosting o alojamiento web. Este servicio se basa en equipos encendidos y conectados permanentemente a internet, para que se pueda acceder a los sitios que alberga a todo momento y en cualquier lugar del mundo.

Por lo tanto, estos equipos que residen en los centros de datos (datacenters) deben tener conexiones a internet fiables, de buena calidad y ancho de banda para permitir el intercambio simultáneo de información. Este factor es determinante ya que todas las conexiones se realizan con estos servidores y por lo tanto es importante que lo consideres en el proceso de selección del proveedor.

#2: Disponibilidad y velocidad de los servidores de nombres de dominio:

Los servidores de resolución de nombres de dominio o Servidores DNS son equipos computacionales, pero con la diferencia de que estos no alojan sitios web como sí hacen los Servidores Web. La función de estos es análoga a las guías o directorios telefónicos, donde se asigna un número de teléfono a una persona. En este caso, se asigna o traduce la dirección IP del servidor (numérica) a un nombre de dominio más accesible y fácil de recordar como: google.com.

Existe una enorme red de estos equipos y su rol en la velocidad está muy implicado, debido a que se recorren grandes cantidades de servidores antes de dar con la dirección IP del servidor que aloja al sitio web. Si esta red es defectuosa o mal optimizada, entonces seguramente tendremos problemas de carga. Nuevamente, eligiendo un proveedor de hosting confiable nos asegurará un buen rendimiento en este aspecto.

#3: Velocidad de las conexiones de internet de los usuarios:

En este sentido, la velocidad de las conexiones que los clientes contratan es un factor limitante, pero no hay nada que nosotros podamos hacer al respecto. Las conexiones e intercambio de datos se realizan a través de las conexiones del servidor y del cliente, por lo que la más baja limitará a la otra. Conocer los alcances regionales de tus potenciales visitantes es ideal para tener una buena referencia de velocidad, por lo que puedes usar las estadísticas recopiladas por SpeedTest, el medidor de velocidad más popular.

#4: Transferencia total de datos por sesión:

Este es uno de los factores con mayor control de tu parte, puesto que podremos optimizarlo con acciones directas en el contenido de nuestro sitio web. Los elementos que conforman una página: texto, fuentes, imágenes, vídeos y otros elementos, conforman un paquete de datos que debe transferirse desde el servidor hacia el cliente.

Este intercambio está limitado por la velocidad de conexión más baja entre cliente y servidor, por lo que mientras más grande el paquete de datos, más tiempo demorará en transferirse y por lo tanto habrá más demoras en la carga del sitio web.

Es de especial importancia que optimices tanto como se pueda estos recursos gráficos y elementos multimedia que colocas en el sitio. Hay algunas opciones que puedes considerar para mejorar este aspecto:

  • Habilitar la compresión GZIP.
  • Reducir la cantidad de imágenes en el sitio.
  • Reducir la calidad de las imágenes del sitio si estas son más grandes de lo que requieren.

Estas opciones pueden ayudar considerablemente en el mundo web móvil, donde las conexiones a internet son mucho más lentas que las hogareñas o de escritorio.

#5: Complejidad algorítmica del sitio web:

Este es otro factor que puedes controlar, aunque menos directo que el anterior. Se trata de las tecnologías que se ejecutan del lado del servidor, y como tal vez puedas saber, WordPress es una de ellas. A medida que el sistema informático o plataforma se vuelve más complejo, el sitio web demorará más tiempo en cargarse, pero no por un problema de transferencia, sino más bien porque requiere más ciclos de CPU para ejecutar todas las funciones propuestas.

Este factor es la razón por la cual muchas veces se requieren sitios estáticos, los cuales consisten solo en HTML y CSS con sus respectivos recursos, ya que esto se transmite como texto plano y no requiere mucho poder de cómputo para renderizarlo. En contrapartida, WordPress y sistemas similares usan PHP para generar todo el contenido visible y administrar el sitio completo.

Otro ejemplo de demoras en ejecución se da cuando tenemos recursos visuales de tipo SVG, estos gráficos vectoriales son excelentes porque no pierden calidad con el escalado o zoom, pero como se renderizan en tiempo real por el navegador, tienen demoras considerables si son muy complejos gráficamente.

¿Cómo podemos mejorar la velocidad desde WordPress?

  • Midiendo la velocidad de carga promedio. El primer paso siempre es el conocimiento.
  • Eliminando los plugins
  • Instalando un plugin que administre la memoria caché.
  • Gestionando la compresión de páginas con algún plugin.
  • Eligiendo una plantilla sencilla, no sobrecargada y responsiva.

En conclusión, deberás entender, medir y accionar todo lo que esté a tu alcance para disminuir el tiempo promedio de carga de tu sitio web, ya que de eso depende básicamente que puedas hacer triunfar a tu proyecto, sea este de las dimensiones que se requieran.

You might also like

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More