Si no soy fea, solo soy muy fodonga

Carajo, de haberlo sabido antes me daba mi manita de gato, tal vez si lo hubiera hecho tendría más atención y relevancia hacia mis proyectos, digo, por aquello de que dicen que a la gente bonita se le abren las puertas del éxito. ¡Carajo!

Ahora, tengo que admitir que ya sabía un poco o mejor dicho tenía un poco de noción sobre lo fodonga que era, digo, solo era una pequeña noción; pero es que ciertamente defiendo la belleza natural, me gustan las cosas naturales y la idea de pasar muchas horas produciendome o con ropa muy pretenciosa que me haga destacar, es algo que no va conmigo, aunque tal vez si lo hiciera de vez en cuando, la gente se daría cuenta que no soy fea, solo fodonga y tal vez, solo tal vez, si por un minuto soy linda, se puedan fijar en lo que tengo adentro.

Aunque eso hace cortocircuito con algunas de mis ideas y filosofía, en la que lo único que importa, es lo que está dentro de las personas y el empaque termina siendo lo de menos, aunque claro, siempre olvido que vivimos en una sociedad de apariencias, en la que la primera apariencia es lo que más importa y a partir de ella, tendrás cierto trato específico de acorde a esa imagen que proyectas.

Y no importa si esa imagen es creada artificialmente, lo único que importa es lucir la apariencia correcta, es lucir el éxito y la belleza que tiene una persona.
Eso me genera un poco de shock mental, aunque por otro lado y analizando no tan duramente el asunto, no soy fea, no soy nada fea pero mi descuido crónico y la manía de usar jeans, playeras y tenis, evita que luzca como toda una estrella, como una blogstar y tal vez, solo tal vez, si pusiera más énfasis en producirme, solo tal vez podría destacar esa belleza que con tanto énfasis procuró esconder.

Todo es por culpa de la fodonguez, la practicidad, la falta del tiempo y no tener en mi ADN el código genético que me hace femenina y me predispone a saber como maquillarme y arreglarme.

Lo que todos dicen es cierto, no hay chicas feas, hay mujeres que no saben arreglarse, ni pintarse ni sacar al máximo su estilo y esa soy yo.

Si no soy fea, solo soy muy fodonga

Y para demostrar que sí existe mi belleza, que soy un diamante sin pulir, sin peinar y sin vestir apropiadamente, me fui a la estética y a un cambio de outfit para encontrar esa verdadera belleza que tanto suelo esconder.

Yeshttps://elblogdeyes.com
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

More from author

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related posts

Advertisment

Latest posts

4 Lecciones de amor que hemos aprendido del cine

Se podría pensar que, de amor, y sobre todo del arte de amar, lo que se necesita para llegar a ese punto en el...

La típica persona que se hace notar

No les ha pasado nunca que en un circulo de conocidos hay uno que siempre se quiere hacer notar y encima se burla de...

Extrañas formas de querer

En la actualidad el amor se volvió confuso, motivo por el cual algunos a los que yo llamaría pesimistas o algunos otros más cínicos...
Apuestas Colombia