Cuando tu cita te cancela Que siempre no

0

Hoy me quedo en casa a ñoñear, chale y yo que ya estaba hecha a la idea de que hoy sería una gran noche para explorar el mundo, vivir nuevas aventuras, conocer exóticas personas, pero que siempre no.

Y bueno cuando te dicen tus cuates que lo de la noche se cancela, justo cuando ya estas vestida y alborotada, 7 horas antes, pues solo puedes reír, es lo único que puedes hacer en momentos así, además de pensar, “naaaaaa, al fin que ni tenía tantas ganas, yo tengo que quedarme a escribir, tengo mucho trabajo, tengo muchas cosas que hacer, tengo que adelantar el trabajo pendiente, tengo que sacar a los perros a pasear, tengo que lavar mi cabello, tengo que leer un buen libro, tengo que ver una serie”, te repites durante mucho tiempo, el trabajo, tengo que trabajar, si, nunca trabajo, hoy es un buen día para trabajar, que bueno que me quedo a trabajar, es una forma útil de aprovechar mi tiempo.

Cuando tu cita te cancela esa es la única manera para evitar sentirte triste, agüitado o la palabra sería un poco decepcionado porque ya tenías un montón de expectativas de lo que según tú, sería la noche de tu vida, pero en cambio lo que va a pasar es que te sentarás a ver una buena película y poco a poco llegará la calma, hasta que se te olvide o te hagas a la idea, lo que pase primero.
Pero tal vez suene exagerado decir “la noche de tu vida”, digo, solo es salir con los cuates, tal vez esa loca emoción que sentías por algo que para tus amigos era normal, es tu culpa.

Es más hasta te empiezas a convencer de que es mucho mejor así, quedarte en casa tranquilito, arropado, haciendo cosas útiles por tu vida, entretenido, sin gastar dinero, no te mojas con la lluvia de septiembre, no corres riesgo de enfermarte, así podrás ir saludable al gym el lunes, es más durmiendo temprano en viernes, puedes pararte a ir a correr 10 km, que bueno que me quedo en casa, fue una genial decisión la mía.

Así es como poco a poco entra a funcionar en tu mente un mecanismo que te protege para no sentirte un poco decepcionado por no vivir un momento que habías estado esperando con muchas ganas y ansias desde hacía un par de días. Porque bueno, también tienes que entender que la otra persona, o tu grupo de amigos, pueden sufrir de percances que les haga imposible cumplir con lo que habían acordado contigo, sí, es válido, sucede. Y para cuando eso pasa uno debe ser lo suficientemente hábil, listo y maduro como para adaptarse a esas circunstancias y buscar la mejor manera para lidiar con la frustración que esto te ocasiona, sin que esta le joda la vida a las demás personas, a tus amigos que por X o Y no van a poder asistir, hay que entender que las cosas pasan; pero esos amigos deben entender que hay algo de nostalgia en no hacerlo, que hay algo de decepción que es normal y natural en no vivir esa experiencia que tú estabas esperando.

Se deberían de preocupar cuando no te importa que cancelen los planes contigo, eso sí es de cuidado, porque cuando a un amigo le da igual si llegas o no, si estas o te vas, pues es una alerta de que para esa persona pues tu X.

Digo, cuando es algo que no te causaba una gran emoción o expectativa, pues es normal reaccionar ecuánime y como si no fuera nada, porque no pasa nada, no es nada.
Es como cuando te habla tu amigo y te dice te caigo al rato, y tú de ah bueno, al rato le caes y ya si no llego, te acuerdas hasta el otro día que no fue si es que te acuerdas, porque no era algo que fuera importante en tu vida, ni te acordabas que iba a pasar; pero cuando es algo que te causa emoción, pues es obvio que vas a estar desde 7 horas antes viendo el reloj esperando que de la hora, para ver a tu amigo.

¿Qué es lo que prefieren tus amigos, que te dé igual que algo pase o que estés emocionado de estar con ellos?, llámenme loca, pero creo que es mejor sentirse emocionado por ver a alguien, que simplemente ser indiferente y reaccionar como si no fuera nada, digo, a lo mejor estoy exagerando, puede ser ¿Qué haría una persona normal en este caso?, ¿qué pasa cuando te cancelan algo que querías hacer con muchas ganas?, algo que tenías mucho tiempo esperando a que sucediera, ¿cómo esperan que reacciones?, obviamente no es para que hagas un berrinche de niñito de primaria, pero deben entender que detrás de tu aceptación hay una nostalgia, hay tristeza, porque cuando cancelas a alguien y ni le importa, pues seguro es porque eso es de las 100 cosas que menos le importa, a menos claro está que sea una persona no aprensiva y se ocupe en vez de preocuparse.

Creo que el protocolo normal es ocuparte, para que se te olvide aquello que te emocionaba hacer, creo que un buen plan es seguir el plan, ponerte muy guapo o guapa y salir a ver una buena película de cine, solo por el gusto de hacerlo, solo para no quedarte en casa pensando cosas extrañas como los hubiera, cosas que no existen, hipotéticos de la mente que solo te hacen recordar que esa debía ser tu noche; pero que tal, si tú haces tú noche, que tal si te olvidas de las expectativas y por una vez en la vida dejas de pensar y solo disfrutas.

Si bien, una buena compañía hace que pierdas la noción del tiempo, creo que la capacidad de adaptarse a las cosas también es una buena forma para perder la noción del tiempo, tal vez en lugar de pasar tanto tiempo pensando en el “siempre no” y esas cosas, tal vez la solución sea no ser aprensivo, en que no te importe mucho, no es la gran cosa, ya habrá muchas otras noches que sean importantes, que sean magnificas, que sean una aventura, pero hoy, hoy es noche de ir al cine.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More