Que pedo conmigo – amo comer

0
450

Cada que alguien habla de comida yo babeo, se los juro porqué yo amo comer

Y no necesita ser una súper descripción detallada de aromas, colores, sabores e ingredientes, solo hace falta de decir helado o pastel de chocolate e inmediatamente entro en un trance, eso y que me subconsciente me traiciona proyectando en mi mente todo tipo de deliciosos manjares que me hacen babear infinitamente.

Necesito dejar de pensar en comida, pero como hacerlo si la comida es tan rica; comer es una experiencia de otro nivel, no solo hace sentir bien a tu cuerpo mientras lo provees de energía sino que los sabores, las texturas hacen que llegues al éxtasis y obvio, subas de peso.
Pero comer es uno de los placeres más sensoriales de esta vida, un placer que sin control se convierte en uno de los máximos pecados capitales.

¿Dónde termina la necesidad y donde comienza el placer?, un eterno debate que no solo atañe al sentido del gusto, sino a todos los placeres de esta vida.

Supongo que mi postura frente a la comida está clara, además de que poseo una gran y fuerte imaginación que se activa con olores, palabras o imágenes que hacen que inmediatamente babee. Y simple me gusta comer, simplemente me encanta.

Me siento como los perros de Pávlov, pero ellos salivaban al sonido de un ring, yo lo hago con palabras, seguramente en las personas los estímulos orales activan todo nuestro cerebro y sistema digestivo. Pero se dice que todo está en la mente y que no hay freno más poderoso que la voluntad humana, así que tratare de dejar de babear en contra de mi voluntad y solo lo haré cuando tenga frente a mi estos manjares y no solo como una idea de mi cabeza.

Y no cuando las personas me empiezan a describir o contar platillos gourmet.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here