Los momentos salvajes sacan lo peor de nosotros

0

Hace tiempo había escuchado eso de que los momentos salvajes sacan lo peor de nosotros, en una canción muy rítmica, pegajosa y hasta bonita de la cantante británica Jessie Ware, de hecho, hasta siento un extraño déjà vu y estoy segura que ya había disertado yo misma sobre este tema, nuestros peores momentos, pero una cosa es pensar y filosofar sobre lo peor de nosotros y otra muy distinta es cuando surge nuestro lado más oscuro y como nos dejamos llevar y seducir por el lado oscuro de la fuerza, sin importarnos a dónde nos lleva y las consecuencias de que eso suceda; cuando estamos enojados y cuando experimentamos una situación difícil o salvaje, en vez de pensar, solo actuamos.

Y además de disertar sobre esos momentos, creo que he hecho muchísimas apologías, es decir, defensas, sobre enojarse y como está bien hacerlo, tal vez me estaba curando en salud o justificando mi forma de ser; pero, a decir verdad, cuando estamos lucidos, cuando pensamos con más claridad, podemos ver con cierto susto, esos momentos salvajes, en los que reaccionamos como animales y simplemente hacemos.
Ah, y esta reflexión no es porque yo haya estallado en ira, durante un momento salvaje, no, de hecho, tengo tiempo evitando las confrontaciones de ese tipo; pero el día de hoy me vi en momentos o mejor dicho situaciones fuera de mi zona de confort y definitivamente sacaron lo peor de mí, para convertirme en una persona grosera, intolerante, discriminadora, cínica y muy odiosa; el día de hoy vi mi peor personalidad, y cuando me di cuenta, me veía como espectadora de alguien muy desagradable que insultaba a las personas lentas, a las personas que estorbaban, a las personas que respiraban, en fin, fuera de mi zona de confort, yo era otra persona totalmente irreconocible.

Ahora, aclaro, toda esa violencia, gritos, enojos e ira, fue mental, OBVIO, soy muy respetuosa de los demás, por más que los considere en ese momento, UNA BOLA DE PENDEJOS, incluso estando muy enojada, en un momento salvaje y lidiando con mi peor personalidad suelo ser muy respetuosa, calmada y amable, todo ese lado oscuro tiene su existencia en un sentido mental.

¿Por qué?, ¿cómo es posible esos opuestos?, bueno, la respuesta es que soy rara y aún en mis momentos más desconsiderados y egoístas, trato de ser respetuosa y pensar en los demás, aunque hay algunas personas, una lista selecta de personas, que podrían decir lo opuesto, pero incluso aunque ellos no lo crean, incluso en ellos estaba pensando cuando vivía mis peores momentos.

Porque si me dejará llevar por ese lado oscuro, yo sería muy, muy mala, definitivamente los momentos salvajes sacan lo peor de nosotros y no es para jactarnos de ello, sino para asustarnos.

Hay un viejo dicho popular que dice que solo se conoce a las personas, verdaderamente, en sus peores momentos, pero ¿qué tanto es cierto?, porque hay que aceptarlo, en los momentos salvajes, en las situaciones difíciles de la vida, si bien podemos ser genuinos y auténticos, en esos momentos sale a flote nuestro peor lado, ese que no nos enorgullece y nos lleva al lado oscuro de la fuerza, porque los momentos salvajes sacan lo peor de nosotros.

Supongo que eso es lo que nos hace humanos, lo que nos hace imperfectos, aunque también podemos ser lo mejor que podemos ser en esos momentos, todo depende de si prendemos el cerebro o nos dejamos llevar por nuestros impulsos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here