Las matemáticas no importan

0

Y desde que termine mi vida académica esa es la certeza de vida que adquirí inmediatamente al graduarme, no sirven para nada.

Bueno, sólo sirven para pasar los exámenes de la primaria, luego la secu, posteriormente la prepa y en ciertos casos la universidad, pero fuera de las aulas de enseñanza, las matemáticas, el álgebra, la aritmética y cualquier cosa con números no sirve para jodida la cosa. Bueno, ok, en carreras de números si se usan, obvio, pero en el campo abierto y extenso de las humanidades, sociales, artes y hasta medios digitales, refiriéndome a comunicación y estrategias de imagen, las matemáticas sirven para puras papas, bueno, si hay matemáticas, obvio, pero entonces uno abre Excel para sacar cuentas, estadísticas, promedios y números para ver nivel de engagement, ok, en español, esos números que uno calcula en Excel se usan para ver qué tan popular es alguien o una marca.

Y ya, párale de contar, es lo único que se usa de matemáticas en las humanidades; y ciertamente no todas y aquellas que tienen algo que ver con números, matemáticas, estadística o probabilidad, pues para eso tienes programas sofisticados que solo tienes que llenar, hasta Excel sirve, pero de ahí a tener que saber algo así como sumar, mmmm, no, no es requerido en tiempos modernos.

Puts, como me acuerdo de mis maestros que hacían mucho pinche hincapié en la gran importancia de aprender operaciones tan básicas como sumar, restar, dividir, multiplicar y demás. Porque según ellos yo no andaría con una calculadora personal en todo momento y se burlaban de mí cuestionándome y planteándome el panorama de la vida cotidiana para saber un precio, cotizar un trabajo o saber cuánto había que pagar.
Pues que creen maestros de todos los grados de estudio, salí sin saber sumar, restar o dividir o igual lo olvide en el proceso, ya saben, nuevo conocimiento desplaza cosas que no usas y mi habilidad para siquiera sumar o restar en el mercado cuando paso a comprar jícama para mi eterna dieta que nunca comienza, me resulta tremendamente difícil, hago cara de compungida, esa cara que seguro hago en el baño, subo la ceja y me pongo a pensar mentalmente, dos más dos son cuatro, si le quito uno son tres, luego multiplico por 5 son 15, hasta que me doy, me rio y saco la calculadora del cel, ya sabes, por aquello de que siempre el marchante del mercado, se aprovecha de los que no sabemos sumar y no sacamos la calculadora.

Fuera de eso no he tenido un sólo problema en la vida real por este tema, tengo un poderoso celular con calculadora integrada, si, lo único que tengo de inteligente es mi smartphone, pero gracias a él, cada que necesito un dato matemático ya no tengo que usar mi flojo, oxidado y poco ágil cerebro, oh no señor, soy exacta, precisa y rápida cuando se trata de saber cuánto es 156 + 678 – 54, lo sé, sumar eso no es complicado, pero soy floja mentalmente hablando.

Pero nunca me ha afligido no saber de matemáticas, hasta hoy, hoy que tuve la necesidad compulsiva y patológica por aprender matemáticas.

Un extraño sueño me dejo con la necesidad y la gran inquietud de aprender a hacer esas operaciones matemáticas de la primaria, ya ha esta hora se me olvido ese propósito, pero cuando desperté sentía esa gran necesidad por pasar muchas horas aprendiendo matemáticas; es más, le rogaba a mi maestra que me enseñara a hacer eso. Extrañamente me veía en la primaria, a la edad de 30, repasando lecciones básicas de matemáticas.

Lo sé, un sueño loco en el que tenía que aprender a toda costa.

Ahora que si buscamos lógica en la ilógica de los sueños, ese extraño sueño de matemáticas, dice mucho, y dirían que eso significa que hoy estoy evaluando mi vida o una situación en concreto de una forma racional, por primera vez en la vida, no veo la vida desde un punto de vista emotivo, sino con la razón y análisis de algo.

Aunque también hay quien diría que ese sueño avisa que próximamente tendré un encuentro con alguien que tiene muchos conocimientos, ESO ES BUENO, siempre me encanta conocer a personas y más personas que saben mucho, soy una devoradora de historias y conocimientos. Pero bueno, solo son sueños y gente que dice interpretarlos, porque hay hasta quien dice que soñar con fórmulas es significado que encontré las formulas del éxito.

You might also like

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More