Las cosas no son lo que parecen

Es algo que nunca deberíamos olvidar, las cosas nunca son lo que se ve. Aunque esperen un momento, si alguien te trata mal, sí, eso automáticamente lo convierte en un desgraciado o en una perra.

Pero eso no quiere decir que sea una mala persona, mmmm, verán hace tiempo escuche por ahí que si bien en tu vida a veces te encuentras con alguien que te pendejea sabroso, en un punto de la vida tu eres esa persona que pendejea a alguien más. Lo que escuche fue “en nuestra vida hemos sido el pendejo de alguien y en otro momento con alguien diferente tu eres un cabrón”

Las cosas no son lo que parecen
En esta vida estamos en los dos lados, a veces como víctima y otras como victimario, eso no nos hace malos, simplemente nos hace humanos, el hecho es que debemos comprender eso y que cuando conoces a alguien esta persona va a desempeñar un rol en tu vida, ahora lo interesante sería tratar de encontrar un equilibrio entre ser un cabrón o cabrona y dejarse pendejear.

Recuerda que es muy fácil criticar a los demás y culpar al mundo de tu sufrimiento, pero en la medida en la que te responsabilices por lo que te pasa, por la consecuencia de tus acciones empezarás a vivir de una manera diferente y podría decir yo más plena.

Salir de la versión móvil