La naturaleza contra nosotros

1

Esperen, esperen un momento. Si la naturaleza esta contra nosotros en una batalla pírrica por el poder. Lean antes de irse y verán que tengo razón.

Insectos, hormigas, arañas y cucarachas se están sumando a la madre naturaleza para demostrarnos quien manda. Poco a poco están manifestándonos que ni toda la tecnología puede evitarnos un susto y una batalla a muerte entre ellas y nosotros.

Notas Relacionadas

Regalos estúpidos

¿Estas bien?

Problemas de las chicas altas

Por cuestiones de anonimato y de una prensa libre voy a usar seudónimos para proteger la identidad de los pobres chicos que fueron atacados por la naturaleza. Estos dos valientes viven con los estragos psicológicos que les dejo esta guerra.

Con lágrimas en los ojos (pero de risa JAJAJAJAJA) me relataron sus historias, terribles historias en las que la naturaleza busca el control y dominar a la raza humana. Algunos hechos y situaciones han sido modificadas para que su contenido sea apto para todo publico.

Caso 1:
Señor R versus las cucarachas del baño.
O si, lo recuerdo perfectamente. Era temprano por la mañana (extrañamente existe un delay entre su boca y el audio) y yo me estaba bañando, pero algo no se sentía bien. Tenía un presentimiento de que algo malo estaría por suceder. De repente cientos de cucarachas salieron de la coladera, haciendo entrar en pánico y saltar al lavamanos. Las cucarachas no dejaban de fluir, en lo que era un río interminable de asquerosidad. Tuve que salir desnudo del baño, corriendo en un instante de pánico, mientras todos me veían con cara de asombro.

Caso 2:
Señor L versus la araña de la sala.
Nota: El también lo recordaba perfectamente
Estaba tranquilamente en la sala, disfrutando de una apacible tarde cuando un hormigueo extraño me hizo darme cuenta, que una espantosa araña de dos metros me estaba acechando. Tenía que pensar rápido, para salir de esa situación peligrosa. En un intento de supervivencia extrema forceje con el arácnido durante más de dos horas, sudor y cansancio marcaban los minutos. Fue cuando en un momento de distracción del insecto, tome el control en mis manos y una escoba marco su destino.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More