Desvelarse – Siempre que me desvelo, me arrepiento por la mañana

1

Hay muchas cosas en esta vida que causan un gran y profundo arrepentimiento, ya sabes, algo así como:

Atragantarte de dulces, y sin importar la edad terminas descubriendo que esa fue una pésima idea, y digo que no importa la edad, porque si bien de adultos no hay un rush de azúcar que te pone en frenesí, comer muchos dulces hace que rápidamente te sientas muy mal.
Salirte de casa sin llaves, justo cuando estas de regreso a tu casa, y te das cuenta que vives solo o que no hay nadie en tu casa, maldices tu mala suerte de no haberte asegurado de traer las llaves.
Traer poca pila en el celular, en teoría puede que funcione, si dejas de usar aplicaciones, sin embargo, conforme la pila se agota te arrepientes de no haber cargado el celular y luego te arrepientes de no traer contigo 5 powerbanks llenos de respaldo.

La lista de arrepintiéndose mordernos, continua, desde la caminata del día después, hasta cosas tan tontas e insignificantes como desvelarte platicando en Facebook.

Ahora, esto de trasnochar en redes sociales se ha hecho muy común, de hecho, antes los horarios de dormir se veían afectados por cosas tan raras como el jet lag de los viajeros; pero ahora, las nuevas generaciones de hoy, nos gusta la noche, nos pone en modo creativo y es el momento del día (irónicamente) cuando queremos hacer más cosas, tener más interacciones, platicar con más personas, leer libros y ver todos los capítulos de una serie.

Eso me pasa increíblemente mucho, y si bien, sí, lo admito, tengo mis días en los que me quedo chismorreando en algún chat, mi actividad nocturna favorita (malamente, porque hay otro tipo de actividades nocturnas más divertidas), es ver series, vaya que eso me encanta y nomas veo que empiezan a dar las 9 de la noche y me cerebro entra en modo TELE.

Eso no es malo, digo, ver series, leer libros, revisar redes sociales por la noche, no tiene nada de malo, cuando se hace con medida y con control; lo malo sucede cuando dices, veré un capitulo y terminas viendo 6, hasta que te das cuenta que son las de la mañana y al día siguiente debes despertarte temprano.

Yo la verdad, es que, en ese punto de la noche, y después de traer el rush, no de azúcar, sino de series, estoy emocionada y tentada a darle click a “siguiente episodio”, pero un vago recuerdo del pasado, de lo malo que puede ser el día siguiente, hace que definitivamente apague y cierre todo para dormir.

Porque al día siguiente cuando ando en modo zombie, el arrepentimiento por desvelarme viendo series, es muy alto.

Y siempre decimos lo mismo, de las cosas que nos provocan arrepentimiento, ya nunca jamás lo hare, pero solo tenemos que estar frente a la tentación, una vez más, para sucumbir frente ella y de una manera épica.

Hablando de desvelarse, es algo que siempre nos provoca gusto hacer, claro, hasta la mañana siguiente cuando muy temprano por la mañana, solo unas pocas horas después de que dormiste comienza a sonar el impetuoso despertador para gritarte de forma dulce que debes levantarte.

Es en esos momentos del día, en el que podría firmar con notario y con toda la convicción del mundo, de que nunca más me desvelare, porque el arrepentimiento de la mañana, es muy, muy alto; pero llega la noche, Netflix me seduce con alguna nueva serie y el ciclo del desvelo se perpetua.

1 COMMENT

  1. Hay algo que he sentido raro ultimamente, tal como tú, la noche resulta ser el espacio que buscamos para nosotros, pero en mi caso he comenzado a pensar que busco desvelarme, precisamente por la sensación de zombi que produce, después de varios dias de dormir bien se me hace necesario desvelarme porque de alguna manera estar con sueño todo el día, con la mente al 50% los sentidos apagados, la pesades general resulta algo que me agrada o por lo menos me desvía o me distrae de alguna otra cosa, o es que tal vez cuando estoy lucido pienso demasiado, no lo se, en todo caso desvelarme es un problema para mi salud que si quisiera erradicar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here