Filosofando

Tuve un problema con un amigo y dije muchas cosas que me gustaría aclarar, ¿vale la pena hacerlo?

En el calor de la batalla se hacen, pero, sobre todo, se dicen muchas cosas, así que, es súper probable que se puedan decir muchas cosas MUY INTENSAS cuando estas discutiendo con alguien, y, de hecho, hay que tener en mente que el nivel de intensidad que pueden tomar los insultos, o los argumentos de una pelea, son directamente proporcionales al grado de confianza que se tiene con una persona.

¿Qué quiero decir?

Que entre más relación tengas con alguien, la confianza que exista entre ambos, además del conocimiento sobre la otra persona, permitirá que el nivel de insultos y ofensas sea muy alto.

Aunque bueno, cercanía no siempre significa que solo seremos destructivos en las peleas que tenemos con nuestros cercanos, de hecho, no, y hay montón de escenarios que pueden acalorarse a puntos en los que se digan cosas hirientes, dolorosas o que pongan en peligro una relación.

Esos escenarios son tan amplios como nuestras relaciones y se incluyen:

  • Discutir con el jefe
  • Declarar tu amor por alguien que no te corresponde
  • Cuando estas cobrando o recuperando algo prestado
  • Cuando hay diferencias ideológicas sobre política o religión

En fin, creo que la única constante es que los humanos somos seres bélicos, polémicos, que siempre queremos tener la razón; eso nos lleva siempre enfrentamientos y a discusiones bizantinas en las cuales se puede decir mucho, y aun cuando se gana la argumentación de la pelea, incluso ganando terminas perdiendo, debido a todo lo que se dijo en ese momento de calor emocional.

Así es como en un momento, en un desliz, en un descuido puedes decirle a una persona algo completamente hiriente, algo que nunca se va a borrar y que va a dañar tu relación con la otra persona. A veces las verdades incomodas no dichas, pueden ser más dolorosas que cualquier golpe bajo.

Pero, a veces cuando discutimos, nuestro cerebro apaga el sensor de la vergüenza, y esa brújula moral que nos hace evitar ciertos tópicos, cuando se apaga ese sensor todo puede suceder; pero, lo malo, es que siempre terminan esas peleas y solo nos queda enfrentarnos a la repercusión de nuestras palabras.

¿Qué se hace en ese momento?, qué es lo que se hace cuando a un amigo, un conocido, familiar, colaborador le vomitaste un sinfín de verdades incomodas, ¿qué se hace?

Tuve un problema con un amigo y dije muchas cosas que me gustaría aclarar ¿vale la pena hacerlo?

Sabes, en general creo que aclarar este tipo de confortamientos para explicar lo que se dijo, solo hace que nos justifiquemos, y a menos que sea una disculpa honesta, pero breve, fuera de eso toda la argumentación que se haga posterior a una pelea o confrontación solo va a reafirmar los puntos expuestos durante la pelea, lo cual va a generar una nueva discusión o que ambas personas expresen de una forma más tajante sus diferencias.

Porque cuando queremos explicar o justificar lo que se dijo en el calor de un enojo, termina siendo redundante y avivando nuevamente esas emociones intensas.

La mejor manera para lidiar con este tipo de confrontaciones, es, cuando tengas la culpa disculparte honestamente de forma breve, solo para aclarar que sientes haber lastimado los sentimientos de otra persona, pero, cuando se refiere a aclarar un tema, a volver nuevamente a explicar porque dijiste o hiciste algo, lo único que va a hacer es que nuevamente vuelva a generarse el conflicto y a revivir el conflicto.

La mejor solución para cuando tienes una confrontación con alguien, es dejar que el tiempo aclara las emociones y los sentimientos de ambos, y permitir que ese mismo tiempo permita que las cosas se calmen, para que ambos redimensionen al tamaño real el conflicto.

Yes

Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com