Amor nos gusta que nos maltraten

1

Te has fijado como parece que el masoquismo emocional es parte inherente de la especie humana. Sí, nos gusta que nos maltraten a hombres y mujeres por igual, y entre más mal nos traten, entre más nos dicen que no, entre más nos rechazan, entre más nos mangonean o ignoran y nos friendzonean, más nos enamoramos, entre más terrorismo emocional experimentamos más nos sentimos atraídos a esa persona. Extraño, bizarro, estúpido y psicótico, pero cuando se habla de amor nos gusta que nos maltraten; esa es la forma efectiva en la que alguien se enamora hasta las manitas, mmmmm, o tal vez no es enamoramiento y más bien nos obsesionamos, pero para fines prácticos se siente lo mismo y entre más nos niegan una posibilidad romántica más la anhelamos.

Y no hay que ser un genio, o un brillante sociólogo o psicólogo, solo hay que analizar las relaciones humanas de los demás y las propias, solo hay que hacer memoria para recordar aquellas veces que nos enamoramos al máximo, o cuando alguien despertó nuestro interés muy poderosamente y fueron esas personas que nos decían que no. De hecho, tengo un par de teorías muy controversiales sobre como conquistar a alguien y es ignorarlo, es aplicar la teoría de los cotizados o la estrategia de Eric Cartman, su estrategia de marketing cuando tuvo un parque de diversiones y con su frase “no vengas, porque no quiero que vengas” hizo que todos, literalmente todos en la ciudad fueran a ese parque de diversiones.

Notas Relacionadas

Muñecos sexuales para mujeres

Su novio esta refeo

Eso mismo sucede cuando se habla de amor y cuando le dices a alguien, no quiero nada contigo, cuando lo dices en serio, la otra persona más quiere que si quieras. Y a eso mi papá siempre añade, que es pura lógica y cuando una persona anda urgida o desesperada por encontrar algo, eso ahuyenta a las personas, versus la actitud de “llégale” eso atrae a todos como un imán.

Que por cierto, esto no es nada sobre género, y no es que las mujeres o los hombres caigan más ante esta negativa, repito, cuando se habla de amor nos gusta que nos maltraten a chicas y chicos por igual, o bueno, eso parece, porque siempre estamos con esas personas, esas que nos rechazan, que se tardan 5 horas en contestar un hola, que son engreídos y que simplemente nos ignoran, esas personas que nos dicen que sí, pero sus acciones nos indican que no.

Esa duda, esa intermitencia, ese rechazo, es lo que nos genera una obsesión, interés y sentimientos románticos por una persona.

De hecho, hace tiempo me encontré un meme, que se me hizo muy vulgar, muy gracioso, pero muy cierto y describe perfectamente esto del masoquismo sentimental. Y decía algo así:

“Lógica humana: me voy a enamorar de alguien a quien le valga 15 hectáreas de verga”

Así de simple es este asunto, nos enamoramos de la persona a la que no le interesamos, y lo peor es que lo sabemos, y lo analizamos y lo entendemos, y queremos estar con esa persona; lo más gracioso es que siempre tenemos opciones y podemos estar con alguien más, alguien que si nos quiere, pero como nos quiere, entonces no deseamos a esa persona y nosotros mismos, nos convertimos en la obsesión de alguien a quien le negamos nuestro cariño.

Eso es muy bizarro también y parte de un ciclo vicioso en el que somos víctimas de alguien y victimarios de otra persona a la que le negamos nuestro amor.

Pero ¿por qué?

Porqué tenemos que aferrarnos, encariñarnos y emocionarnos con las personas que no están interesadas por nosotros. Si bien pudiese pensar que solo es atracción o físico, a esta ecuación hay más factores, más complejos que solo decir, nos enculamos porque nos gusta, nooooooo, a esto se suma el rechazo, la obsesión y el hecho de que queremos algo que no podemos tener.

Eso o simplemente nos gusta que nos maltraten.

Mucho tiempo de mi vida yo forme parte de ese círculo bizarro yo quería con alguien que no quería conmigo y a su vez yo se la aplicaba a otro wey, de la misma forma; pero cuando entiendes esto y te sales del círculo, solo puedes ver eso como algo muy psicótico y ya no quiero, por lo menos yo, perpetuar la idea de Amor nos gusta que nos maltraten, así que ya no pretendo a nadie y cuando alguien me pretende y en buena onda le digo, no quiero nada contigo, termina siendo que con más ganas quieren conquistarme.

Que pedo, y cuando si quería amor en mi vida y de eso pedía mi limosna, nada de nadie quería nada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More