Esta es una pregunta muy recurrente que a todos nos ha cruzado la mente ¿Por qué no borras el teléfono de alguien en particular?, y creo que la respuesta es obvia, pues para nunca tener que contestarle las llamadas O SEA NUNCA JAMAS EN LA VIDA.

Y no creo que únicamente sea yo, bueno, eso espero. Pero nunca les ha pasado que cuando están revisando los contactos del celular, de esas veces que no tienen nada que hacer y tal vez la red 3G no entra que se ponen a ver por puritita casualidad todos y cada uno de los contactos que tienen en el teléfono, a mí me pasa como una vez al año, y es que eso de los contactos no es algo que uno revise seguido, la agenda más bien sirve para llamar y que te identifique el mentado teléfono inteligente quien te está llamando.

Pues bien, cuando andas de ocioso revisando los contactos que usas y los que no, seguramente borraras muchos que ya ni te sirven, que seguro los usaste momentáneamente o nunca llamas a esa persona, para qué carajo alguien querría el teléfono de su ex dentista entonces, o de la junta de vecinos. A veces hay teléfonos que momentáneamente necesitamos pero a corto plazo no sirven para papas, pero se van sumando y un par de meses o años después te topas con ellos y comienzas a hacer limpieza, todos aquellos contactos que ya no sirven BYE LOS BORRAS, hasta que te topas con ciertos teléfonos de ciertas personas, no son muchas, y representativamente no ocupan espacio o molestan, pero si tienes alguna especie de frustración o dolor emocional cuando te las topas, desde el factor ex´s hasta pretendientes fallidos o amigos incomodos y descubres que por más que quisieras borrarlos para que NO te recuerde el teléfono tu fracaso personal, terminas recordando la gran máxima y por más que desees borrarlos terminas no haciéndolo. Simplemente por la poderosa razón de no tener que escuchar nunca más la voz de alguien en particular o tener que lidiar con ella, evita que borres a esa persona, una razón muy poderosa por la que yo y varias personas conservamos teléfonos incomodos.

Es de esas veces que recuerdas inmediatamente porque en primer lugar no lo borraste, porque prefieres que Fulanito Gomez ocupe un lugar olvidado en el celular antes que tener que contestarle otra llamada, todo antes que tener que aguantarlo aunque sea por teléfono. De esas veces que la satisfacción de declinar una llamada no tiene precio, pues para que quieres oír las sandeces de alguien, ¿para qué?

Creo que finalmente esos contactos se quedan allí como cruel cicatriz de una amistad chafa, todo menos que escucharlos una vez más, aunque seamos honestos la probabilidad de que nos llamen es de una en un millón, pero no sé ustedes no me quiero arriesgar, por eso terminas dejando a ciertas personas en el teléfono celular.

Aunque también están los teléfonos que todos deberíamos borrar, ya saben, por salud mental. Si bien existen teléfonos que nos conviene nunca borrar por los inconvenientes descritos anteriormente, también existen los casos contrarios, aquellas personas que deseamos tanto hablar con ellas, que es imperativo borrarlos de nuestra vida, porque francamente una vez que borras a alguien del celular, deja de existir.

Y finalmente cuando terminas la limpieza y te das cuenta que nadie te llama nunca y nunca le llamas a nadie, descubres que tu celular es un costos reloj, jajajajajaja.

3 COMMENTS

  1. Pues te dire que yo si he borrado a mucha gente de mi celular y ya nunca me han vuelto a llamar.
    Tengo la conciencia tranquila…mmmmm!!!…¿Oh no?

  2. Pues más bien mi punto era, no tener que tratar con algún “amigo incomodo” mejor le cuelgas, jajajajaja, a veces no se trata de tu conciencia, sino de que no quieres escuchar a alguien 😀

    Bueno eso creo yo

Leave a Reply