Y si no somos reales

0

Alguna vez te ha pasado por la cabeza la idea si no somos reales, alguna vez te has puesto a pensar que tal si yo no soy real, que tal si yo soy el invento de alguien, parte de una historia, un personaje de un libro o una película, que tal si toda tu existencia es parte de la idea de alguien más, y solo eres un personaje de ficción, uno muy bien construido que tiene un personalidad, una vida, una historia, y muchas relaciones; pero qué tal si todo eso que está unido a tu persona, es solo una idea o algo que alguien construyo, un personaje que vive solo por una idea.

Bien, realmente nunca antes me había preocupado mi realidad o mejor dicho ser real, digo, tengo tantas preocupaciones y tantas cosas que pensar, que si soy real o no, no me importaba, ser un personaje ficticio o ser una persona real, para mí no es diferente, sé que existo, el pensar, tener ideas, sueños y anhelos, no importa que sean míos porque yo los pensé, o sean parte del personaje o rol que estoy viviendo, realmente nunca me importo; porque siempre pensé que mi existencia no necesita ser validada por alguien más, ya sea un espectador o la persona que me creo, y no solo hablo de ese debate filosófico sobre nuestra existencia.

Notas Relacionadas

Exceso de honestidad

Las exageraciones

Amistad Quid pro quo

En serio, nunca antes me importo ser un personaje ficticio, ser un elemento de la matrix, o ser real, porque para mí, la duda central de la vida no es si soy real, para mí la gran preocupación de la vida no está en el hecho de si no somos reales, y solo somos el colectivo imaginario que a alguien se le ocurrió.

Nunca antes me había preocupado, hasta ahora.

Aunque bueno, no soy la primera en tener esa duda existencial de vida, y muchas personas se han planteado esa misma interrogante, que por supuesto hemos visto en libros, series y películas; el hecho de saber que tanto somos reales. De hecho, hay un grupo de científicos que estan tratando de probar que vivimos en una simulación, una especie de matrix, de un ordenador gigante, y somos personajes tan bien desarrollados que hemos desarrollado la inteligencia necesaria para cuestionar el mundo y la realidad en la que vivimos.

Y eso es alarmantemente cierto, que nuestros científicos busquen probar la irrealidad y simulación de nuestro mundo. Así que no solo soy yo, no solo es una película, bueno muchas, que hablan de esa posibilidad, sino que hay una alarmante seriedad detrás de nuestra ilusoria vida y por supuesto realidad.

Ser parte de una historia, vivir en un holograma, o una realidad simulada, nunca me había importado hasta ahora. Y es que el otro día estaba muy preocupada, por el hecho de darme por vencida, ya sabes, llega un punto en la vida, sobre todo en los treintas, cuando te preguntas y si nunca lograré nada, y si nunca logro mis sueños, y si todo este trabajo es para nada, solo una pérdida de tiempo, porque las cosas son de una manera, y cambiar ese orden, desafiar esas leyes que tal si intentarlo, que tal si intentar sobresalir, solo es una pérdida de tiempo, una perdida incansable de recursos, porque qué tal si nunca cambian las cosas, que tal si nunca consigo cumplir mis sueños de vida o metas, que tal si todo es una pérdida de tiempo.

Pues bien, justo cuando estaba a punto de entrar en la crisis de los treinta porque las cosas no cambian, porque no he conseguido nada espectacular de mi vida, justo cuando estaba a punto de sumergirme en ese extraño fango mental, me lanzan la pregunta: y si no somos reales.

Eso me parecía absurdamente irrelevante a mi dilema, pero entonces me hicieron ver, el hecho, de que y si no somos reales, y solo somos personajes en la historia de alguien más, es por eso, que todo lo que hagamos, no tendría sentido, porque de alguna manera ya existe un precedente o destino, una historia que nuestro personaje tiene que desempeñar.

Justo como el argumento que plantean en la película Ciudad en Tinieblas, y nunca hagamos lo que hagamos, cambiara el orden o statu quo de las cosas, porque simplemente somos personajes en una historia central, que debemos seguir.

Y analizando eso, me dejo pensando, que creer que soy un personaje en la historia de algo o alguien más, es igual que pensar que existe un destino, tal vez sean cosas diferentes, pero para fines prácticos todo termina en el mismo camino, seguir la trama de un personaje o seguir el destino que la vida escribió para ti.

Así que pensando en eso, no tendría caso esforzarse, ningún caso tendría buscar la respuesta o esforzarse, porque las cosas que hagamos, ya están predeterminadas a que sucedan y así de forma sucesiva los logros o fracasos que tengamos en la vida, son algo que ya está establecido antes incluso, de que fuéramos creados.

Pero justo cuando me estaba sumergiendo en una vorágine de preguntas sin fin, recordé, que no necesito que mi existencia se valide por nadie más y me termino dando igual si soy real o no, me dio igual también, si algo de lo que haga pueda o no hacer la diferencia y en vez de preocuparme por lo que significa vivir en una realidad o una simulación, mejor me puse a vivir.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More