Soy joven, estúpido e irresponsable

2

Cuando uno es joven hace lo que se le da la gana sin pensar en las cosas, eso es lo bonito de ser joven: ser estúpido, irresponsable y nunca pensar en las consecuencias de tus actos o lo que pueda suceder en el futuro. Cuando uno es joven es igual que ser superman, aunque bueno, si creces y tienes la suficiente suerte o la falta de sentido común necesario puedes vivir eternamente en la negación de las cosas, de que algo malo puede pasarte y de que ciertas situaciones definitivamente van a concluir de cierta manera.

La negación, tan bella, el único mecanismo que protege a nuestra mente de la realidad y nos permite vivir sin pensar en las fatalidades que nos esperan a la vuelta de la esquina, que evita que nos enfoquemos en las malas noticias o en las decepciones que vivimos día a día. GRACIAS NEGACIÓN, si bien no eres joven eternamente siempre puedes recurrir a la negación, sin importar qué.

Notas Relacionadas

Eso de vivir en negación o ser joven es bien bonito, obvio, vas a pasar un mal tiempo descubriendo que tu ingenuidad tiene un precio, pero eso de ser capaz de creer que cualquier cosa puede pasar y creer que nada nunca te va a pasar, eso no tiene precio, bueno sí, un precio alto que pagas y se llama experiencia o reality check. Un precio que pagas con creces cuando te das de frente en la jeta.

Ya sé, la experiencia sucede por algo, eso de aprender es parte de vivir, enriquece tu vida y por supuesto te trauma, pero evita que te lastimes en un futuro, hace que pienses en tu bienestar y dejes de lado los excesos. Conforme uno envejece comienza a adquirir no solo años, sino experiencias que se traducen en nunca más cometer excesos, en respetar tu cuerpo y nunca olvidar el bronceador cuando sales a la calle a asolearte, en no desvelarte hasta las 4am entre semana, conforme uno se hace viejo deja las irresponsabilidades, las estupideces y comienza a pensar o mejor dicho a recordar todo lo que pasa cuando es irresponsable.

Si bien yo haría cualquier cosa para recuperar esa ingenuidad o falta de preocupación por lo que pase a un corto plazo, creo que la negación y ser joven son parte de aprender, son parte de enriquecer tu vida, para un buen día darte cuenta de que son más importantes las cosas que NO quieres en esta, que las que sí quieres y el precio que pagas por vivir sin pensar en el futuro, el precio que pagas esperando que las cosas cambien o que las personas lo hagan puede ser muy alto.

Ser joven si tiene un precio, uno muy alto que se llama EXPERIENCIA, sin embargo lo que yo daría por creer nuevamente, por borrar esa experiencia y empezar de cero de nuevo a aprender no tiene comparación, simplemente no tiene cifra.

Yo daría lo que fuera no por ser joven, sino por esa ingenuidad e inocencia que uno tiene cuando es joven, daría lo que fuera por vivir eternamente en la negación, pero por más que intento no puedo, termino recordando la naturaleza de las cosas.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More