Siempre fui muy telenovelezca

0

Voy a rebelar un secreto muy obscuro de mi infancia, una cosa que a nadie le cuento y nunca me gusta admitir en público, mmmmm, ahora que lo pienso, ni en privado, y decir que de chiquita me la pasaba viendo novelas, la verdad me apena mucho, sobre todo porque suelo criticar mucho a las personas que se la viven viendo novelas; y esto lo digo por conocimiento de causa, ver tantas novelas te apaga el cerebro, y no importan que sean las novelas baratas y predecibles de televisa, o las historias clichés de poca producción de Tv Azteca o los bodrios híbridos de Telemundo, Unicable, Univisión, en fin, novelas son novelas y apagan el cerebro de las personas que las ven con dramas baratos, poco reales, increíbles y tontos de lo que creen es la vida.

Sí, mi postura actual frente a las novelas es muy radica, y ya sé, no debería, porque muchas de mis amigas, conocidas, familiares, etc, las ven y al ser yo tan radical con posturas y opiniones de ese tipo, seguramente alguien se va a incomodar, porque con expresiones como:

¡Quien madres ve esa mierda!

Es obvio que se enojen conmigo, digo, si se enojan conmigo porque dije que el Dandy no la puedes ver ni veinte minutos y la gente se pone bien intensa por eso, imagínate como se tomarán que diga lo que digo de las novelas, que si es como un insulto personal y a la novela. Yo sé.

 

Obviamente se va a tomar muy mal, y es que para ciertas personas las novelas son un estilo de vida, son algo que suelen apreciar mucho; pero vamos, hay que ser honestos y las novelas son malas, los diálogos están bien pendejos malos, las actuaciones son pobres, la producción es baja, los escenarios son chafisimas; en fin, no hay por dónde rescatar estos contenidos, más que decir:

Son hechos para entretener y son tan malos, que para algunos son buenos.

En fin, las novelas, es algo que ya no podría ver nunca jamás en la vida; pero, a pesar de mi postura ultra radical contra estos contenidos, de niña me la pasaba viendo novelas, de hecho, siempre fui muy telenovelezca y de tanto que veía novelas, comencé a ver el mundo entero como una gran novela.

Lo sé, ¡Qué horror!

 

Es gracioso, ridículo y para reírse, pero lo juro, yo veía al mundo como una gran novela y cada cosa que me pasaba, cada situación que vivía, buscaba en mi mente alguna escena de una novela similar y pensaba lo peor, es difícil de comprender lo que digo, pero me explicare y si mi mamá me decía por ejemplo que había visto una niña muy parecida a mí en la calle, inmediatamente mi mente novelezca pensaba que tenía una gemela malvada que me estaba acechando para apoderarse de mi vida y hacerse pasar por mí.

Lo sé, ¡ridículo!, pero lo pensaba en serio.

 

En verdad todos se reían de mí, por mis reacciones, por la forma en la que tejía mi mente las ideas y sacaba conclusiones ridículas y todo eso no era por exceso de imaginación, sino por un exceso de novelas.

De niña siempre fui muy telenovelezca y una de las anécdotas más graciosas que recuerda mi papá fue cuando me dijo en broma “que me iba a vender” y simulo que tocaba el timbre de una casa, obvio, yo la niña que creció viendo el canal 2 sabía que me vendería, así que me eche a correr y casi me cruzo la avenida corriendo, porque eso era de vida o muerte, me iban a vender, bueno, eso pensé por ver muchas novelas.

 

Y mis reacciones eran muchas en ese tono, de hecho, una de mis tías en los años noventas tenía un crush con su artista favorito, Cristian Castro, y mi genial idea para arreglarle la vida, es que se fuera a la entrada de Televisa y cuando el pasará quedaría enamorado de ella para siempre.
Yo en verdad creía que eso pasaría y le podía jurar y asegurar que eso era lo que tenía que hacer, estaba convencida del resultado, obvio, veía muchas novelas y en base a lo que veía creía que así funcionaba el mundo.

Creo que las personas que ven muchas novelas, terminan perdiendo la razón y dejan de ver el mundo como en verdad es, algo así como lo que le pasa a las personas que ven mucho porno, y ya sé, no son cosas similares, pero tienen un efecto similar, y los que suelen ver muchísima pornografía en cierto punto piensan que todo puede ser una escena porno y están esperando a que la cajera les haga una escena porno en ese momento, cuando lo único que sucede es que ver mucha pornografía los ha confundido entre la realidad y la fantasía, eso pasa con las personas que ven muchas novelas, a mí me paso.

Afortunadamente ya no son tan telenovelezca.

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More