Segunda oportunidad, ¿darlas o negarlas?

0

Y si me permites darte una recomendación, que te parecería escuchar en este mismo tema el podcast Pedir disculpas y segundas oportunidades, que estoy segura te va a gustar y tiene todo que ver con este post.

En esto de las oportunidades o más específicamente hablando “las segundas oportunidades” existe todo un gran debate, hay quienes las dan y por supuesto están sus detractores que aseguran que si algo no se valoró en un principio no se valorará la segunda vez, es más, existen muchas argumentaciones que aseguran en el tema que eso de otorgar una nueva oportunidad siempre caerá en el rango de escuchar siempre la misma disculpa, pero vamos si eso pasa no tiene nada que ver con una segunda oportunidad y más bien tus elecciones amistosas, personales o sentimentales es en donde existe el problema.

Tal vez, solo tal vez, mi postura frente a las segundas oportunidades es una y es a favor porque estoy consciente que de la perfección estoy muy lejana, pero sé que también a veces existen cosas por las que vale la pena luchar, y en eso, en eso de pedir perdón de solicitar una segunda oportunidad tanto para el que la pide como para el que la da, existe todo un eterno debate filosófico entre seguir o no seguir, un debate entre la locura y la cordura para encontrar un punto medio entre lo saludable y lo imposible.

Pero eso sí, si vas a dar o negar una oportunidad se claro, se honesto y se fiel a tus convicciones porque eso de mandar mensajes intermitentes de si y no, pueden ser un juego peligroso que lejos de lo normal o natural lleguen a grados explosivos.

Siempre no salgo contigo, mmmmm, no mejor siempre si, por favor, siempre si quiero salir contigo dame una oportunidad

Existen dichos que dicen que es mejor valorar lo que se tiene en lugar de recordar lo perdido, pero repito, y más yo, en esto de vivir, en esto del romance te das cuenta que no existen reglas o leyes que apliquen y más bien todo se trata o se centra en las emociones y que tanto te hayan roto el corazón, creo que entre más profunda sea la herida o la rotura, es más difícil perdonar u otorgar una segunda oportunidad, pero entonces viene el debate, el eterno debate entre el cariño, dejar ir a alguien o tal vez luchar por algo precioso. Yo la verdad sí creo siempre en las segundas oportunidades, y en las terceras y en las cuartas, jajajajajaja, y no porque sea yo la que las pide sino porque entiendo y perfectamente que en esta vida todos nos equivocamos, no es cuestión de orgullo, es cuestión de aprender, tanto que para mí los errores ajenas fueron olvidados con un simple hola, no necesito más explicación.

Así que mi consejo es siempre da una oportunidad, sin importar el número, todos las merecemos y recuerda que es muy fácil pedirlas, entonces porque no sería igual de fácil otorgarlas, haz a un lado tu orgullo, pero eso sí, NO APAGUES EL CEREBRO para que él sea el que decida si es o no una causa perdida.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More