Los fetiches un comportamiento muy normal

5

Los fetiches, lo que para muchas personas “normales” serían distorsiones de la mente humana, para otros son enormes fuentes de placer que los hacen disfrutar y experimentar su sensualidad y sexualidad de una manera más placentera.

A lo largo de la historia humana, psicólogos, escritores y especialistas han tratado de descubrir el fenómeno detrás de los fetiches, muy a menudo relacionamos la palabra fetiche con temas tabús y sexualidad. El fetichismo es una palabra que deriva del latín, facticius, ‘artificial’, y del portugués feitiço, ‘magia’, ‘manía’; del francés fetiche y esta se refiere a la estimulación sexual a través de un objeto, el cual es considerado como un talismán; en la mente de la persona fetichista este objeto es en sí mismo una fuente de placer.

Los fetiches, considerados dentro de las prácticas sexuales como practicas inofensivas y que pueden proveer de mucha estimulación erótica, son considerados socialmente como trastornos patológicos, sí, eres un vil enfermo si tienes una fijación con un objeto para excitarte, sin importar que no dañes a nadie y haga tu vida sexual más placentera, no sé ustedes, pero creo que ese tipo de pensamientos son muy retrógrados, si alguien tiene un fetiche que no dañe o lastime a un tercero, adelante que se divierta.

La devoción hacía los objetos es lo que se exalta en el fetichismo, desde artículos de cuero, zapatos o incluso pies, estimula de maneras increíblemente eróticas a sus practicantes. Existen muchas teorías psicológicas sobre estos comportamientos HUMANOS muy al estilo Freudianas, pero repito, no se trata de una enfermedad que requiera hospitalización inmediata, tranquilos y mejor disfruten de su fijación sexual con los objetos. Además es como más rico y cachondon disfrutar de temas tabús, nuevas experiencias, olores, colores y sabores a siempre tener la misma y monótona rutina sexual, en la que se convierte el sexo en una obligación.

Los fetiches más recurrentes en nuestra sociedad son:

  • Estomagos planos
  • Piercings en ombligos
  • Cuero, látex, vinilo y similares
  • Dominación y sumisión
  • Manos y pies
  • Voyerismo y exhibicionismo

Así como lo veo yo, no hay nada de anormal en disfrutar de los fetiches.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More