Invierno en Quebec para espíritus aventureros

Conoce el lado más salvaje de la provincia, a través de estas cinco actividades invernales no aptas para cardiacos.

0

La provincia de Quebec muestra su lado más aventurero con deportes al aire libre en invierno.
El invierno es el pretexto perfecto para practicar fatbike en Saguenay Lago Saint-Jean o escalar una cascada congelada en la región de Cantons de l’Est.
a seguridad es lo más importante, por lo que todas las actividades las puedes realizar en compañía de un guía, además de que hay para principiantes, intermedios y avanzados.

Si al escuchar las palabras “Quebec en invierno” se te viene a la mente un paisaje navideño nevado, lleno de paz y calma al estilo “¡Oh, blanca Navidad!”, es probable que no conozcas el lado B de la provincia en su temporada invernal. Hablamos de ese Quebec para amantes de la adrenalina y las emociones fuertes. Y es que, a través de sus diferentes regiones, Quebec parece haber sido diseñado para aquellos viajeros con espíritu aventurero que buscan experiencias que hagan latir su corazón a mil.

Ahora, dice el refrán que “si la vida te da limones, hagas limonada”, y a la provincia de Quebec la vida le dio muuucha nieve, por lo que es la oportunidad perfecta para ponerse un buen par de botas, guantes y una chamarra calientita que les permita salir a disfrutar de las mejores actividades de invierno para todo tipo de viajero.

Así que si piensas que el frío es per se una actividad extrema, prueba practicar una de estas opciones; te aseguramos que jamás te habrás sentido más vivo en tu vida:

Fatbike en Saguenay-Lago Saint-Jean
Con una ciclopista de más de 700 kilómetros distribuidos por toda la región, es justo decir que Saguenay Lago Saint-Jean es el paraíso quebequense de los ciclistas, sin importar en qué temporada se visite. Pero, con la llegada del invierno, las paseos convencionales en bicicleta se transforman en divertidas excursiones a bordo de fatbikes (bicis de ruedas anchas) que pondrán a prueba tu equilibrio y habilidad ciclista a través de senderos de terracería, nieve, hielo y adrenalina.
De hecho, si vas en febrero, encontrarás que se estará llevando a cabo la Traversée du Lac Saint-Jean Vélo, una de las competencias más importantes de fatbike de la provincia.

Kayak hibernal de mar en Charlevoix
¿Ya mencionamos que Quebec es el paraíso de los amantes del deporte al aire libre? Pues bien, otra razón más para ir en invierno es la práctica de kayak de mar que se realiza durante finales del invierno y principios de la primavera en Charlevoix, en los glaciares del Río Saint-Laurent.
En este recorrido que inicia en Cap-à-l’Áigle, tendrás que abrirte camino a través de pedazos de hielo flotante, cascadas congeladas, focas habitando en su entorno natural, así como un magnifico paisaje que te hará olvidarte del frío; todo a bordo de un kayak en el que puedes elegir aventurarte, ya sea de forma individual o acompañado de otra persona.

Esquí y motonieve en Laurentidas
Los quebequenses llaman cariñosamente a las Laurentidas “el patio de recreo de Montreal”. Esto se debe, no solamente a la cercanía con esta gran metrópoli (menos de una hora en auto), sino también por la enorme cantidad de actividades al aire libre que ofrece.
Hablando de esquiar y hacer motonieve, Laurentidas es un excelente lugar para aventurarte a ambas. Algunas de las razones son: las 48 estaciones para esquiar con las que cuenta, así como la abundante cantidad de nieve natural que cae por temporada, y el mantenimiento que le dan a las pistas, lo cual garantiza la seguridad de los esquiadores.
Y hablando de seguridad, ¿qué tal esquiar o hacer motonieve bajo las estrellas? Bueno, pues la región de Laurentidas cuenta con más de 572 pistas iluminadas para quienes gustan de esquiar de noche; esto convierte a la región en la mayor superficie esquiable iluminada del mundo.

Escalar en hielo en Cantons de l’Est
El Parque de la George de Coaticook, en la región de Cantons de l’Est, ofrece una de las experiencias de invierno más satisfactorias para los aventureros que visitan Quebec: escalar en hielo. El lugar ofrece ocho paredes escalables que van de los 25 a los 50 metros de altitud, todas en continuo mantenimiento para estar en perfecto estado para sus visitantes.
La travesía será un reto a tu concentración y fuerza, pero te aseguramos que la cima y el paisaje nevado y majestuoso, lo valen todo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More