Investigar en internet los antecedentes de tus ligues

0

Es un hecho que nadie puede negar que con el internet nuestra forma de vivir cambio, y no solo es el acceso a la información y conocimientos en tiempo real, no, esta transformación rebaso muchas fronteras que hace menos de una década podía imposible imaginar. Hace algunos años pensar en el efecto que tendrían hoy las redes sociales, era pura imaginación salida de la ciencia ficción.

Pero las cosas cambian, el mundo cambió y se transformó al unísono con la era de la información digital, con la era de las redes sociales cuyos defensores abogan en pro de la comunicación instantánea, acortar al mundo de una manera nunca antes vista, y por otro lado están los detractores, aquellas personas que achacan muchos de los más grandes males sociales a estas herramientas.
A favor o en contra, no podemos negar que las redes sociales marcan en la actualidad la forma en la que nos comunicamos y las reglas de nuestra sociedad, repito, nos guste o no.

Bien, hay quienes se niegan a formar parte de este loco juego, uno que parece salido de la película SAW, estas personas como si fueran rebeldes del sistema se mantienen fuera de la Matrix, pero son solo unos cuantos aquellos cuyos perfiles de redes sociales, blogs o información virtual es inexistente y los hace fantasmas de nuestra sociedad, pero ese es otro tema.
Fuera de esas pocas personas, todos tenemos un perfil digital. De hecho en la actualidad termina siendo más importante y con mayor relevancia un perfil digital que todo lo demás, por eso personas y empresas gastan mucho tiempo y recursos procurando una buena imagen digital, para las personas esto se conoce como Personal Branding.

Esta facilidad de acceder a una persona, sus gustos, sus hobbies, sus fotos, sus trabajos, sus pasiones, su edad, sus viajes, su historia, en pocas palabras toda la información de alguien y hasta su vida, ha creado un fenómeno extraño, ahora cuando conoces a alguien en lugar de sorprenderte y descubrir poco a poco todas las capas de sabor que conforman a una persona, nos saltamos ese largo proceso para entrar de forma exprés a la vida de una persona mediante sus redes sociales.

Y esto de investigar a las personas lo haces ya de forma cotidiana, como si fuera el protocolo estándar cuando conocemos a un amigo, para ver si no es un raro, a un colaborador de trabajo para ver si no es un loco que nos quiere bajar la chamba, a un jefe para ver si no es un psycho y lo hacemos mucho más y con más énfasis, cuando conocemos a alguien que nos gusta, para determinar que tanto potencial tiene esa persona en nuestra vida.

En la actualidad investigamos a todos, para conocer sus trapitos sucios del fin de semana o que tan moderada es esa persona por sus actualizaciones de estado. Con las redes sociales podemos saber mucho acerca de una persona.

Solo hace falta entrar a su Facebook para conocer toda esa información personal, como amigos, gustos, como se divierte en su tiempo libre, de que se queja cuando se queja, si tiene otros prospectos de ligue, si en verdad es una persona seria o es un desastre andante.
Para conocer su perfil laboral y profesional solo hay que conectarse en linkedin.
Para saber más sobre sus amiguitos o amiguitas, dicho en sentido peyorativo, solo hay que estar en Instagram, bueno, Instagram sirve para eso y ver qué tan egocéntrica es una persona.

Ahora con internet conocer a alguien, averiguar si nos está diciendo la verdad de quien es, es tan fácil que la verdad solo está a un click de distancia, esa facilidad ha hecho que se haga muy común fisgonear la vida de los demás. Y por más que nos repitamos que hacemos esa investigación para evitar locos potenciales, en realidad uno esta fisfoneando.

¿Misterio o historia?, a veces es mejor no saber, ¿o sí?

En este punto me pregunto qué tan bueno es saber o no saber de alguien, aunque ese debate filosófico ahora es inexistente, porque inmediatamente conocemos a alguien, inmediatamente buscamos toda la información que Google pueda darnos de alguien.

Pero yo sigo preguntándome que tan bueno es saber todo acerca de una persona, y no cualquier persona, sino esa que te gusta, me pregunto qué paso con descubrir lentamente todos los secretos de alguien. ¿Acaso será malo averiguar todo? O ¿será mejor sorprenderte con las cosas?

Tal vez para variar sería bueno no investigar a una persona.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More