Dejar el piloto automático puesto

Actuamos por inercia la mayor parte del tiempo, como si fuéramos robots, sin cerebro, sin corazón, sin alma; simples autómatas que caminamos y hacemos las cosas de manera mecánica sin pensar, sin reflexionar, solo hacemos cosas porque eso es lo que hacemos.

Tal vez eso pasa en un mundo moderno como este y sus esquemas automatizados, después de todo eso es lo que se espera de las máquinas y sus operadores, personas que hacen, es más, nuestro sistema educativo y social está hecho para ello, para que simplemente sigamos ordenes, sigamos pasos y hagamos las cosas, porque así deben hacerse y eso mantiene una estructura.

Esto de hacer las cosas automáticamente se ha vuelto tan común, que ya perdemos la noción y la consciencia de que lo hacemos en todo momento, porque eso de dejar el piloto automático puesto ya no es exclusivo de unas cuantas horas o unos cuantos lugares; eso se está convirtiendo en una gran epidemia que nos desconecta del mundo mientras nuestro cuerpo es un simple autómata.

Si bien esto pudiera parecer anarquista y subversivo, realmente no es esa su pretensión más bien me preocupa a mí de forma personal esas desconexiones mentales que tengo, que me generan largos lapsus de tiempo perdido, en el que mi cabeza estuvo en la luna.

Pero bien, definamos porque pasan estas desconexiones cerebrales que nos hacen dejar el piloto automático puesto, mientras que nuestro cerebro está en la luna y nuestro cuerpo en la tierra.

Pueden parecer dos cosas totalmente diferentes, ser soñadores que siempre están pensando en otra cosa y ser autómatas del plan maquiavélico mundial para convertirnos en robots; pero sabes, creo que todo está conectado a la misma cosa, a esos esquemas de los que hablaba en un principio sobre nuestra sociedad y como está diseñada para que desconectemos el cerebro y el corazón y nos convirtamos en máquinas.

Un poco de este esquema lo vimos en la sátira musical de Lego la película, tal vez suene poco profundo de mi parte usar una película de este tipo para hablar de un tema con relevancia, pero cuando se trata de actuar de manera mecánica y seguir las reglas sin pensar, creo que la canción todo es increíble explica muy bien el punto.

A nosotros lo único que nos falta es cantar “todo es increíble”

Y hoy estoy preocupada por esta desconexión cerebral, que nos hace dejar el piloto automático puesto, puede ser que parezca una elección personal hacerlo, pero si analizamos un poco más a fondo, por qué decidimos desconectarnos del mundo y conectarnos con las nubes, la respuesta es preocupante ya que nos dice que las cosas en general están tan mal, que uno las evade desconectando el cuerpo de la mente para simplemente actuar.

Muchas veces identifique estas desconexiones como raptos alienígenas, de repente aparecía en un lugar, como había llegado ahí, de mi casa a la escuela o el trabajo, era un enigma, pero ahí estaba y lo mismo sucedía cuando hacía una tarea mecánica y rutinaria, de repente el tiempo se desvanecía y me perdía entre un millón de ideas, en un principio pensaba que eso era porque soy una soñadora empedernida, pero que pasa cuando colectivamente todos nos desconectamos y únicamente actuamos como robots ¿Qué pasa?

Seguramente la respuesta es que todos no la pasamos soñado despiertos, pensando en otras cosas o evadiendo de forma autómata a la realidad en la que vivimos, y mientras no seamos conscientes de todo eso, es gracioso por la noche darte cuenta que hiciste muchas cosas sin ser realmente consciente de que las hiciste.
Pero hacer por hacer, simplemente como si fuéramos robots es algo que todos debemos de considerar de una manera preocupante, porque hacer por hacer puede terminar convirtiéndose en algo peligroso de forma individual y colectiva, ya que alertas y unidos somos poderosos, pero siendo robots que no piensan, eso es otra cosa.

Así me paso el otro día que desconecto mi cerebro, para ponerse en modo automático, simplemente era un cuerpo sin cerebro, sin capitán, un cuerpo actuando de manera robótica y me di cuenta, a la mitad de algo peligroso.

Verás, hace rato te decía que mis desconexiones cerebrales pasan cuando voy a algún lugar, pues bueno, eso me paso pero de repente, mi cerebro se conectó en un momento en que debía estar alerta, y resulta que justo cuando me había parado en el alto del cruce porque el semáforo estaba en rojo, mi cabeza estaba en la luna mientras mi cuerpo seguía aquí, un cuerpo que siguió a todas las personas que se cruzaron el alto corriendo sorteando el tráfico que venía lejos y rápido, fue justo en ese momento que mi cerebro regreso y se alertó de los peligros de dejar el piloto automático puesto.

El permitir que nuestra mente escape de la realidad, no solo nos convierte en robots sino que pone en peligro nuestra esencia.

Actuar de manera robótica para evadir las cosas que no nos gustan, los trabajos rutinarios o por seguir las reglas como debe hacerse, nos acerca peligrosamente a un colapso.
Hay que dejar de tener la cabeza en la luna y actuar en la tierra, hay que prender el cerebro justo en los momentos que importan.

Yeshttps://elblogdeyes.com
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

More from author

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related posts

Advertisment

Latest posts

Corre el Maratón de Tel Aviv 2021 de forma virtual

La ciudad de Tel Aviv en Israel ha destacado por ser un lugar de encuentro multicultural gracias a las diversas actividades culturales y deportivas...

No más Blue Monday con estos increíbles Airbnb en México

Cada año, cuando se acerca el tercer lunes de enero, la gente comienza a prepararse para enfrentar el famoso “Blue Monday” o “Lunes Triste”...

Cuando alguien te habla solo porque esta aburrido

Tantita dignidad por amor de dios, quiérete tantito y cuando descubres que alguien te habla, porque no hay nada mejor que hacer, y tu...
Apuestas Colombia