Cuando un cliente te pide que le expliques porque tú eres mejor opción

0

Esto de freelancear tiene sus ventajas, de hecho, son tantas que aún no veo la necesidad de convertirme en asalariada al estilo Godínez; de hecho, hoy por la mañana viví de una forma muy dura, eso de pelearte con la gente para entrar al metro, la verdad no me veo haciéndolo todos los días. Así que, por solo evitarme ese fastidio, seguiré en modo freelance.

Además, está economía, no solo la de México, sino en todo el mundo, se ha ido diseñando para tener más y más personas en modo freelance y consultor; que no está mal, pero tiene sus desventajas y la principal es lo irregular con lo que te cae el dinero.

Si, y es esa irregularidad, que a veces entra poco, a veces nada, a veces mucho, hace que las personas lo piensen dos veces antes de trabajar independiente.
Cuando tienes un nivel de gastos fijos, ser freelance puede ser muy difícil por eso de que terminas persiguiendo la papa, correteando el dinero pues, y a tus clientes, primero para que te seleccionen y luego lo más difícil del mundo, que te paguen, así que correteas el dinero y ruegas a Dios que te paguen para que abones el siguiente pago en el Coopel, bueno, no a Coopel pues, pero si hay que pagar las tarjetas de crédito, la luz, el agua, el gas, el internet y todas esas cosas que un adulto funcional debe pagar.

Por eso la cuestión de ser freelance y tener una entrada irregular y NO SEGURA de dinero, es algo que te hace vértelas duras.

En verdad ser independiente esta en chino y en estos años de freelancear me ha pasado mucho, muchísimo, de todo, desde toparme con clientes muy nefastos, uno de ellos, o mejor dicho ella, la dueña de un portal que Envía Regalos, se molestó un día porque le dije “cálmate”, y lo dije de forma asertiva, digo, la señora estaba histérica y se molestó tanto, que me quedo a deber dos trabajos como de 12 mil pesos, y conociendo su actitud, estaba en el plan de “ven y cóbramelos” y la verdad, yo prefería perder ese dinero a rogarle a alguien que me pagara por un trabajo que había hecho y bien y sobre todo, no creía que me los pagará, ni aún me fuera hincada a Chalma.

Esa parte, la de cobrar, es muy difícil cuando se habla de freelancear, y es que la informalidad con la cual, algunas personas físicas y morales, es decir, empresas y personas que te contratan para hacer un servicio se manejan incluso habiendo contratos, es muy complicada y en épocas de crisis, después de que trabajaste te dicen: “no hay lana” y sin más miramientos te mandan a la versh.

Y solo puedes sentirte usado/a como una puta barata.

Eso es simplemente terrible, por eso últimamente escojo y muy bien a mis clientes y mucho de esa selección se base en el feeling que siento por ellos, sobre todo, el qué tan culeros se podrían poner en una situación difícil, ah porque eso sí, nadie es culero, hasta que tiene que serlo.

Freelancear puede ser una pesadilla, pero lo que más me molesta, incluso más que el hecho de que no me paguen, son esos clientes que quieren una gran disertación y que les expliques con un teorema, al estilo de Pitagoras, además de proyecciones económicas sobre él porque deben contratarte a ti y no a cualquier hijo de vecino.

¡En serio!, es en serio, serio, ¿lo es?, ¿no es una jodida broma pendeja?

 

Pues cuando alguien, cuando un cliente me pide ese tipo de explicaciones y me pide que critique a su anterior consultor, cuando quiere que le eche tierra y le de muchas explicaciones de porque yo y no cualquier pendejo, ME PARECE ABSURDO.

Que no me quiten mi tiempo, el mío si es muy valioso y mejor, que se vayan con aquel hijo de vecino, literal, sin experiencia, conocimientos o cerebro, para que haga la chamba. Y no es que sea una desgraciada que descalifica el trabajo de los demás, pero, cuando me piden que, de ese tipo de explicaciones, sobre alguien menos calificado, me parece una burla, y una absoluta pérdida de tiempo.

Cuando un cliente te pide que le expliques porque tú eres mejor opción

Una cosa es cuando estas en una competencia por una posición laboral, o cuando andas en pitch buscando un nuevo cliente o una nueva cuenta, pero en vez de descalificar a los demás, resaltas tus beneficios o lo que tú puedes ofrecer a esa empresa; pero una cosa es eso y otra muy diferente es andar en plan chamaquitos pendejos diciendo “escógeme a mí y no a él”

Eso está de la chingada, cuando un cliente te pide que le expliques porque tú eres mejor opción después de muchas pláticas sobre lo que tú puedes ofrecer versus cualquier otra persona.

La verdad que cuando me hacen eso, me siento en una especie de coliseo romano moderno, en la que ese cliente avienta dinero a la arena y dice “peleen por su dinero a muerte”

 

En serio, caer en esos juegos te convierte en un mercenario sin ética que descalifica a profesionales del área.
Si me escogen que sea por mi talento, por lo que puedo aportar, por mi visión de las cosas, por mi experiencia, porque destaque y no porque hable mal de otra persona diciendo porque yo era una mejor opción.

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More