Cuando dices que te vale madres

2

Pero por dentro estas mega enojado, de esas veces que te lleva la chingada.

Si bien ya había dejado de maldecir, decir groserías y escribir “jajajajajaja” en mis posts, a veces, solo a veces, la única forma de expresar algo de forma enfática es usando muchas, pero muchas pinches groserías, decir muchas maldiciones al estilo, maldita sea la vida, maldita suerte que tengo y terminar escribiendo, para que no te tachen de intolerante, grosero, pedante o como un escritor que no es escritor que para escribir un punto sobre lo que sea, tiene que valerse de estos recursos urbanos para dar énfasis y credibilidad a una idea.

Notas Relacionadas

Ya sé, todo ese desmadre suena a alguien que se está justificando o curándose en salud para decir un chingo de groserías; pero antes que escritor o persona con recato, hay que decirlo, somos animales medio primitivos que ante la menor provocación solemos reaccionar con enojo, molestia y no medir la intensidad de nuestras reacciones.

Y por más que digas que te vale gorro, por más que trates de disimular el coraje o las molestias generadas, por más que dices que te vale madres y no pasa nada; todas tus reacciones, lenguaje corporal y todo lo que haces indica lo opuesto. Que te lleva la que te trajo y no buscas quien te la hizo, bueno, si te desquitas con quien te puso de ese humor, chingon, pero en cuando dices que te vale madres, solo por decirlo no buscas culpables sino quien pague tu mal humor.

Debo confesar que el otro día así estaba, en uno de esos momentos cuando dices que te vale madres, pero es todo lo opuesto y por más cool que me quería ver, por más que intentaba disimular mi enojo; siempre que uno dice “me vale madres” es lo opuesto.
Uno no simplemente anda diciendo me vale madres, porque cuando te vale madres, pues te vale madres. La definición real de valer madre es que no te importa, no te preocupa y no te afecta; así que si realmente no te importa en lo más mínimo, ni siquiera dices nada; porque cuando lo dices, es porque tratas de convencer a todo el mundo, principalmente a ti de que eso no te afecta en lo más mínimo.

Ese es el punto, cuando algo te vale madres, te vale gorro, te vale pepinos, te vale 5 hectáreas de verga o dices que no te importa; es porque si te está importando y mucho.
Ahora es muy diferente cuando no haces o dices nada, porque es en ese momento, cuando en verdad no te importa en lo más mínimo.

Así que si quieres disimular tu enojo y hacer como que no te importa, en vez de decirlo, solo actúa como si no te importará. Ahora, si lo que tú quieres es averiguar si efectivamente a alguien le vales madres, si te lo dice, es probable que no le valgas madre, pero si no lo dice y actúa con indiferencia, créelo, no le importas ni vergas.

Eso fue lo que me paso la semana pasada con uno de mis mejores amigos, me hizo enojar tanto que solo podía decir: “me vale madres”, aunque era todo lo opuesto; pero hoy que un tipo que se cree muy guapo, con un ego muy sensible, después de que le dije que lucía 8 años más viejo; exploto como un niño para contestar con un insulto muy infantil, seguido de más insultos. Pero como en ese caso, realmente me valía madres pues no pudo conseguir ninguna reacción lo que lo hacía reaccionar cada vez más y más molesto.

Cuando algo te vale madres no tienes que decirlo, solo te vale y lo ignoras; porque cuando respondes a esa agresión o a esa molestia, entonces no te vale madres pero ni tantito.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More