Ícono del sitio El Blog de Yes

Por qué cuando besamos cerramos los ojos

Un reflejo inmediato, algo que simplemente sucede conforme nos aproximamos al rostro de otra persona, y puede que existan sentimientos hacia la otra persona, puede que no; sin embargo, cada que besamos a otra persona, unos segundos antes del contacto de los labios ambas personas han cerrado los ojos.

¿Acaso es la proximidad de la otra persona?

Igual y la respuesta es que ver a alguien tan cerca resulta extraña y como un acto reflejo se cierran los ojos de manera involuntaria; pero, cuál es la verdad detrás de este gran enigma.

Por qué cuando besamos cerramos los ojos

Hay quienes dicen que cuando besamos cerramos los ojos por un acto romántico de amor y entregarse; también están las personas que afirman que se cierran los ojos por un mero reflejo, pero existe una corriente de personas, personas científicas, que intrigados por este misterio romántico se pusieron a estudiar a las personas.

Este estudio revelo que cuando besamos cerramos los ojos por mera atención y que el cerebro no puede percibir muchos estímulos de los sentidos.

Esa es la razón por la cual cuando sentimos mucho placer tendemos a cerrar los ojos.

Solo acuérdate la vez que estabas comiendo algo muy rico, justo cuando tu paladar recibía una oleada de placer, cerraste los ojos; sucede igual con muchas otras actividades placenteras y el cerebro bloquea otros sentidos para enfocarse únicamente en una cosa, disfrutar de la experiencia.

Cuando se cierran los ojos al besar a otra persona, todos los estímulos externos se anulan para que la persona se concentre en disfrutar de la experiencia y vaya que nuestro cerebro es sabio; ya que te imaginas lo raro que sería disfrutar de un beso mientras miras la nariz de la persona a la que estás besando, o el poner atención a tu entorno, eso distrae.

De hecho, recuerda la última vez que besaste a alguien con los ojos abiertos, seguramente ese beso fue extraño y no lo disfrutaste porque tus otros sentidos estaban alertas y receptivos a todo el entorno.

Pero no solo es estar alerta a lo que sucede, ya que cuando tienes los ojos abiertos durante un beso, tu actividad mental sigue en muchos procesos, entonces terminas pensando en vez de sentir.

Así que sabiamente nuestro cerebro se anticipa y hace que cierres los ojos para que puedas disfrutar el acto de besar, ya que nuestros sentidos no son multitarea.

Salir de la versión móvil