Bien pinche rara

Increíblemente rara para mi gusto, eso, o yo no sé que onda con las personas, en ese caso la bien pinche rara sería yo, que no me parece una conjetura loca y extravagante. Tal vez sí, soy muy pinche rara y nunca entenderé como funciona el mundo.

A casi 30 años de tratar con gente muy rara o extrañamente normal, puedo concluir que ya me acostumbre, jajajajajajajaja, que gran revelación la mía. Bueno, no sé si me acostumbre, yo creo que si, eso de no entender que dicen los demás sin decir complementario a lo que si dicen.

Maldita sea, no entiendo el español o más bien sus interpretaciones metafóricas y ahora encima tengo que entender el lenguaje corporal, por eso nunca se lo que la gente quiere decir.

Aunque en realidad hoy me parece más bien extraño el comportamiento de los demás, jajajajaja, creo que tiene que ver con la teoría del cotizado, por que un buen día cuando uno es polite y al puro estilo Forest Gump anda haciendo amigos por todos lados nadie absolutamente nadie te pela, pero el día que decides dejar de buscar amigos y la atención de aquellos a los que consideras extraños, ahora todos te quieren hablar para todo, jajajajaja, resulta que estas hasta en la sopa y todo mundo tiene algo que preguntarte, saludarte o lo que sea.

Este, hello, ese saludo mándalo para el día de ayer cuando me importaba. Ups, creo que además de rara soy medio amargada, pero será mi culpa, tal vez si, tal vez no. De momento, mmmm, que decía, ya se me olvido. A sí, ya me acorde no estoy interesada en hacer nuevos amigos que originalmente no quisieron ser mis amigos, ya saben, cuestión de principios y orgullo propio.

Leave a Reply