Viaje en el tiempo

0

Hay quienes piensan que para viajar en el tiempo se necesita una maquina especial no inventada hasta ahora con tecnología alienígena o una que funcione con la polémica partícula de Dios para poder hacer una realidad los viajes en tiempo desplazándonos en el pasado o al futuro a voluntad. Pero eso solo sucede en la mente de los más locos y los que buscan reinventar el futuro, ahora le decimos ciencia ficción en unos años realidad, pero ahora no existe eso de la posibilidad de viajar en el tiempo; a menos claro está que andes drogando con algún psicotrópico o brownies adulterados eso no es posible.

SIMPLEMENTE NADIE PUEDE VIAJAR AL PASADO, a menos claro está, sí, creo que sí, tengo las claves ahora en mi mente de forma muy visibles para hacer las ecuaciones necesarias y el viaje en el tiempo sea algo factible, solo se necesita ciencia, visión, matemáticas para dominar al tiempo.

Notas Relacionadas

Despertar a alguien

La cultura valemadrista

El hijo favorito

Espero que no me estén viendo

Permítanme tengo que desarrollar mis ecuaciones

MTA, olvídenlo  no sé, realmente no tengo caraja idea de que digan esas ecuaciones, me siento igualita que cuando Homero estudiada marketing

Creo que me estoy alejando de lo principal, de la factibilidad de regresar al pasado, y para ello no necesito maquinas del tiempo, ecuaciones o andarme drogando, lo único que necesito para regresar al pasado es caminar por la calle de Orizaba, solo necesitaba caminar por la mini plazita o mejor dicho intento de parque para viajar al pasado o mejor dicho recordar.

Es curioso cómo funciona la memoria y los recuerdos, de tal manera que a veces imágenes, colores o aromas disparan nuestra memoria de maneras nunca antes pensadas.

Y mientras caminaba por esta calle rápidamente mi mente retrocedía en el tiempo, como si con cada paso viajara hacia atrás y justo cuando estaba frente a estas dos cafeterías retrocedí 7 años en el pasado, cuando mi maestro de universidad me quería ligar en esa precisa cafetería, mientras la excusa era hablarme de marketing y un posible trabajo, aquellos años en los que yo estaba enamorada de la publicidad, una plática muy mercadológica en una tarde calurosa de verano, en las calles de la Roma, pero dando dos pasos más, el tiempo volvió a avanzar y esta vez fueron dos años más, justo con la cafetería de a lado cuando conocí al editor de una revista digital en la que trabaje mucho tiempo, la revista que me abrió los ojos al mundo, despertó mi curiosidad y me hizo descubrir quién era.

Dando dos pasos al frente o hacía tras iba a dos puntos totalmente opuestos de mi vida, curioso, el tiempo, el lugar y la logística afectan nuestra mente y percepción.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More