Cómo saber si alguien me quiere

Saber si alguien te quiere o no, parecería una respuesta bastante obvia y aparente, pero ahora las relaciones se han transformado tanto, que, irónicamente saber o conocer los sentimientos de alguien más, es como un volado o la eterna pregunta que se hacía mientras se quitaban los pétalos de una margarita preguntando al universo ¿me quiere?, ¿no me quiere?

Así terminan siendo ahora las relaciones, mmmm, oh tal vez así han sido siempre y no es de extrañarnos esta inquietante pregunta:

Cómo saber si alguien me quiere

Y siempre, las emociones o mejor dicho las personas, suelen ser muy intermitentes y a voluntad apagan o prenden sus sentimientos al relacionarse con los demás; supongo que esta es la probable respuesta, la conclusión más lógica en todo este debate y esta es probablemente la respuesta más cercana para entender como alguien puede quererte un día, y al día siguiente olvidarse de que existes.

Lo más absurdamente natural de pensar, es eso, las emociones se encienden y se apagan.

Bien, no creo que sea nuevo esto de las relaciones intermitentes y las dudas correspondientes que se desprenden de este tipo de relaciones y sin importar el año, las personas viven confundidas por culpa del amor, las dudas, aunque igual y la clave es detrás de todo este misterio es que nuestra naturaleza humana es estar siempre confundidos con nuestros sentimientos y aún más confundidos por los sentimientos de los demás.

Tal vez esa es la respuesta a esta complicada ecuación matemática del amor, y sin importar que es lo que se haga, siempre estaremos confundidos de forma personal, y eso, sin añadir las confusiones de los demás y el cómo nos afectan.

Pero debería haber una forma de responder a esa pregunta de forma clara y directa.

Siempre he pensado que no recibimos la respuesta que buscamos, porque no sabemos hacer la pregunta de forma correcta, y de ahí surgen muchos errores y complicaciones, por ello, creo que la única forma de saber si alguien te quiere es comparando lo que se dice, con lo que se hace.

Verás, lo que quise decir después de tanto choro y rollo mareador, es que la única forma de evitar las confusiones personales y las confusiones de los demás es hacer una comparativa entre lo que una persona te dice y lo que esta persona hace.

Ahora, yo sería de la idea de preguntar directamente a la otra persona ¿me quieres?, esa es la única forma de saber lo que la otra persona dice, ahora, no siempre las personas dicen la verdad, por eso digo que hay que comparar lo que se dice con lo que se hace.

De tal suerte que, si la otra persona responde de forma clara y directa “sí, te quiero”, el siguiente paso para verificar la veracidad de estas palabras, es analizar la congruencia de los hechos y las acciones.

Es decir, si alguien te dice que te quiere, pero te deja en visto, ignora tus emociones, no responde a tus conversaciones, nunca se interesa en contactarte y no te demuestra de una forma objetiva que te quiere, es muy probable que realmente no te quiera, o por lo menos no te quiera como tú quieres que te quiera.

Sonará algo tonto, pero la única forma en la que puedes comprobar si alguien te quiere en verdad, es con sus acciones, con sus detalles y la congruencia que exista entre lo que dice y lo que hace; esta será la única manera que tengas para determinar las emociones de la otra persona.

Salir de la versión móvil