¿Bulling?, ¿un síntoma de una sociedad enferma?

3

¡En mis tiempos no hacían tanto escandalo!

En mis tiempos, y en los de mi papá y los de mi abuelita y de ahí pa atrás no existía bulling, se llamaba convivencia en la escuela y el consejo era unánime “no te dejes mija”, no sé cual es el alboroto, si desde siempre ha existido gente que quiere abusar de los demás, esto no es nada nuevo, uffffffff, y si tan solo fuera algo que terminará en la primaria la vida sería mucho más fácil para muchos.
Pero ahora se trata de defender a capa y espada a los niños que son victimas del abuso de sus compañeros; todos, incluso las autoridades tienen que intervenir para salvar a los niños del maltrato sicológico de otros niños con problemas mentales. Pero veamos, en mis tiempos eso ya existía y todos nos defendíamos, todos aprendíamos en carne propia a defendernos sin ayuda de los demás, y nadie decía nada, no había terapeutas, ni sicólogos que ayudarán a superar los traumas, es más recuerdo que mi mamá me ponía una regañiza por dejada “no seas pendeja” me decía, a la brava y hasta que uno se hartaba era cuando terminaba la convivencia estudiantil, digo, bulling.

En realidad no esta mal defender a alguien indefenso, y más si es un niño que es merced o más bien el desquite físico de otro niño grandulón y traumado, el problema principal radica en que un niño cuando no pelea sus propias batallas nunca aprenderá a hacerlo.

Notas Relacionadas

El bulling no es nuevo y no se limita a la primaria, la secundaria o la prepa, siempre habrá gente abusiva que quiera desquitar lo mal que lo trata la vida con alguien más, el problema, es que si uno no aprende a defenderse desde chamaco en la universidad, en la vida, en el trabajo no sabrá hacerlo y correrá a casa buscando protección o alegando que la vida es injusta a los 35 años.

Desgraciadamente la vida es y será siempre injusta y abusadores no se limitan a la escuela, el barrio de la casa o ciertas zonas, esa gente esta en todos lados y a todas edades y como me decían de chiquita “no te dejes” y por supuesto también aplica el “no seas pendeja”.

Porqué habrá muchas veces en la vida en las que un abusivo venga y nos quiera hacer ver nuestra suerte, o quiera robarse nuestro logros, triunfos o trabajos, pos para eso fuimos a la escuela, no para aprender sobre literatura, matemáticas e historia, no, claro que no. Sino para saber defendernos en esta vida, que es dura, pero encontrándole el detalle puede ser muy buena.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More