Soy sexy y lo sé

Eso de sentirse sexy no es cuestión de tener cuerpo de modelo de Victoria’s Secret o tener todo el abdomen marcado y lucir como si estuvieras photoshopeado en la vida real, BUENO, ESO AYUDA pero no es necesario. Nop, ser sexy es una actitud es una cuestión de transpirar sensualidad por todos y cada uno de los poros de tu piel, eso de ser sexy es sacar a flote tu sex appeal, es disfrutar de tus huesos, carne y piel, tanto que se lo proyectas al mundo y no puede hacer nada más que caer rendido a tus encantos.

Ser sexy es una mentalidad que se proyecta, a veces ni siquiera es cuestión de fisico, es más bien creértela y sentir que no existe otra persona más sexy que tú, incluso a veces existen canciones que te ayudan a proyectar toda esa sensualidad y erotismo que traes dentro de ti. Digo, yo cada que escucho Hot in the city del genial Billy Idol termino sintiéndome vestida en cuero, haciendo movimientos muy sugestivos de cadera y ando buscando mi guitarra imaginaria para rockear por el mundo.

Soy sexy 

Proyectar sensualidad puede parecer algo bobo o parte de las técnicas de coquetería natural del ser humano, pero en realidad eso de proyectar esa confianza con tu cuerpo es difícil de lograr, pero no imposible, una de las mejores ventajas de sentirte sexy es que el mundo entero termina deseando relacionarse con alguien tan sexy, seductor e irresistible. Se han fijado que es, como una atracción natural e infrenable eso de querer estar con personas sexy´s y no es por cuestiones sexuales, sino que el magnetismo de estas personas que proyectan toda esa confianza hace que todos quieran estar a su lado.

No hay un mejor sentimiento en este mundo que saberte sexy, y repito no es cuestión de peso o estética corporal, es cuestión de seguridad. Y estos últimos meses yo me había sentido ANTI sexy, me sentía fea, ¿Cómo es posible que haya interpretado tan erróneamente la información que veía en el espejo?, si yo soy hermosa, atractiva, sexy e inteligente, ah, no lo sé, y si bien perdí un par de días de vista que soy increíblemente hot, hoy me siento más sexy y bella que nunca, una reina de corazones, perseguida y deseada por todos, pero de nadie.

Hoy me siento extremadamente hot, tanto que estar cerca de mí podría provocar quemaduras de tercer grado, así que cuidado con mi sex appeal de estos días.

 
Salir de la versión móvil