Cosas que odio por la mañana

0

Yo no soy una de esas personas del tipo “en la mañana”, íi, ya sabes, esas personas alegres y felices que le dan gracias a la vida, los buenos días al sol, le cantan a las plantas y platican con los animalitos del bosque.

No, yo no soy una de esas personas y más bien estoy en el espectro de gente, que no se quiere levantar, porque se desveló, estoy con una flojerisima, mientras mis perros están roncando en mi cama.

Yo odio las mañanas, claro, obvio, si me tengo que parar antes de las 9:30am, odio a todos a esa hora del día y cuidado con la pobre alma que me quiera hablar.

De verdad, eso debería ser deporte de alto riesgo, querer hablar conmigo en la mañana.
Algo así como hablar con un oso hambriento; definitivo, entre más temprano, más odio al mundo y más pesada soy.

Y eso aplica aun parándome no tan temprano, yo soy de esas personas calladas por la mañana que hace sus actividades rutinarias en silencio, pacíficamente y a mí tiempo.
Así soy y cualquier cosa que salga de esa zona de confort me hará enojar.

Aunque si bien hay cosas que ya son rutinarias, definitivamente odio y mucho, muchas cosas que suceden por la mañana. Supongo que, la peor parte de la mañana es cuando suceden cosas que a nadie deberían sucederles, y las mañanas pueden ser lo peor del día de una persona.

Cosas que odio por la mañana

Mi jugo verde, en verdad lo odio, creo que es lo peor de la mañana, de hecho, comenzar saludablemente tomando mi horrible licuado verde es de las actividades que más odio y lo peor es que es del diario.

Ahora, seguro también mucho tiene que ver con hecho todo lo verde qué hay en el refri, pero la teoría dice que es un licuado verde, no un licuado frutal.

Odio despertarme temprano, en serio, lo mega odio y para mí una sesión completa de sueño debería ser ir despertando con la pila recargadas, mínimo a las 10:30am.

Odio que me hablen cuando recién despierto, ¿qué acaso pretenden tener la conversación del siglo conmigo cuando todavía tengo hasta lagañas?, por favor, dejen reaccionar y luego agobian con muchas ideas.

Me caga el tránsito de la mañana, sí, obvio, uno se para temprano para salir, de lo contrario te quedas dormido y el tráfico a esa hora es de lo peor.

Me súper choca la hora Godín y cualquier cosa que quieras hacer en la mañana, entre 7 y 9, está hasta la puta madre, lleno, de Godínez desesperados en plan errático para llegar a su madriguera, digo, trabajo.

Aunque tal vez todas esas cosas que odio, es porque definitivamente no me gusta pararme temprano y yo prefiero mi tiempo, mi calma y estar tranquila en casa.

Pero vaya, como hay cosas y rituales que son molestos a estas horas, y hoy me pasó una nueva cosa que debo agregar a mi lista y es que odio que el cerebro no me funciona bien por la mañana y además de despertarme temprano, cosa que no podía hacer, por más que lo intentaba, mi cerebro no funcionó correctamente hubo un bug, que me hizo salir una hora antes de casa, para llegar una hora antes y yo estaba a las 9, en algo que empezaba a las 11.

Así que odio que el cerebro no me funcione bien y odio llegar más temprano.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More