Cortaditas casi te mueres cuando te las haces

0

Cómo somos exagerados, ridículos y llorones, porque en el momento en el que tenemos una pequeña cortadita, vemos algo de sangre ya sentimos que estamos a punto de desfallecer, así como para que nos lleven al quirófano de urgencia para que nos operen y eviten que se nos caiga la mano, porque nos cortamos el dedo índice con una hoja.

Y es literal, no importa lo fuerte que seas, en el momento en el que ves algo de tu sangre, el pánico se apodera de ti y comienzas con las deducciones ilógicas sobre tu salud y como está en peligro, y solo será una cortada que te hiciste, pero en tu mente estas a punto de morir por culpa de una gangrena posible que se va a desencadenar por pus que se ocasiono, por la infección probable que pueda suceder porque te cortaste con una simple hoja de papel; es más, del miedo que te genera vas a la sala de emergencia para que te pongan la vacuna contra el tétanos, la rabia y te den 5 puntadas en tu mini herida.

Notas Relacionadas

Let´s make it awkward

Que frío hace

Los adolescentes están locos

Recordando ridículos

Lo sé, somos ridículos, algunos más que otros, por cierto, pero cuando se habla de nuestra salud, de ver un poco de sangre y esas heridas de la vida cotidiana, a veces uno puede exagerar muchísimo, sobre todo con esas cortaditas, que después de hacértelas tienes una gran noción o tal vez presentimiento de que la muerte está muy cerca.

Tal vez esa mortalidad se hace obvia, o mejor dicho presente, cuando vemos sangre, porque antes de eso, nos sentimos superhéroes, irrompibles y que podemos hacer cualquier cosa en este mundo y nunca nos pasara nada, somos invencibles, pero la verdad es, la triste realidad es que no lo somos, no somos invencibles, no somos de acero o de titanio y somos bastante frágiles y nuestro cuerpo, nuestra piel, nuestros huesos pueden romperse con facilidad y en el justo momento cuando nos hacemos una cortadita miniatura, en ese momento somos conscientes de ese hecho.

Solo necesitas cortarte el dedo, machucarte, o ver algo de sangre para entrar en pánico y sufrir porque ya está dada tu sentencia de muerte y solo falta que alguien, quien sea, venga a verte en ese estado de ansiedad para ver tu cortadita y reírse a carcajadas del pánico del cual eres víctima, porque hay que aceptarlo nadie muere por culpa de esas cortaditas, solo entramos en pánico y gritamos como si estuviéramos en nuestro lecho de muerte.

Eso fue lo que me paso el otro día, no me hice una cortada, pero mi mini perrito, me mordió tan fuerte el dedo, tan pero tan fuerte, que solo pude ponerme a llorar como niña.
Es que la verdad si me dio mucho sentimiento que mi perrito adorado, me mordiera tan duro, así que solo podía llorar desconsolada mientras pensaba que mi dedo se llenaría de pus y lo útil que me es mi dedo para todas mis actividades diarias, como escribir o teclear en el celular, pero esa mini mordida me lo evitaba, y después de 5 días me sigue doliendo, obvio, ya no creo que moriré por esa mordida, pero me sigue doliendo el dedo.

Esas cortaditas que uno se hace, son tan molestas y tan fastidiosas.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More