Contestar preguntas estúpidas

0

Absténgase de hacerlo, por su propio bien.

Parecería que, a las estupideces, debido a su naturaleza estúpida, nunca hay que darles replica; sin embargo, eso es algo que se dice en teoría, porque en la práctica, sin darte cuenta, terminas contestando toda clase de estupideces; de esas veces que te quedas pensando, ¿cómo pude a ver respondido a esa tontería?

 

En verdad contestar algo estúpido, te deja pensando ¿Quién fue más estúpido en un principio?

Bien, pero aterricemos bien esto de las preguntas estúpidas, y dicen por ahí que no hay preguntas tontas y es más tonto quedarse con la duda; pero en la época del internet, podemos ser estúpidos y solo Google se entera, de tal suerte que esas preguntas extrañas o de naturaleza tonta, se quedan de forma privada.

Ahora, hay personas que se la viven preguntado estupideces, a veces simplemente por ser disruptivos y rebeldes, otras veces porque las personas son tontas; y a veces, puede ser, que te hagan preguntas estúpidas, para reírse de ti, mientras intentas contestarlas.

 

Así me paso ayer, que estaba en una cita, una de esas buenas citas, divertidas, con mucha charla y muchas risas; tan buena estuvo la velada que no me quería ir, y terminamos sentándonos en una jardinera de la calle, cuando de repente una camioneta blanca, con muchas chicas en ella, nos grita como a 3 metros de distancia:

Chicas: ¿ustedes?
Yo: (con toda mi atención) ¿qué?
Chicas: ¿Cuánto llevan de novios?
Yo: (extrañada) ¿qué?, ¡él no es mi novio, es mi amigo!
Mi cita: (rojísimo y cagado de la risa) riéndose
Chicas: ¿entonces?

Yo seguía la conversación y las preguntas estúpidas que ellas hacían, hasta que me cayó el veinte, de que no debía tener esa conversación, de que no debí hacer ninguna aclaración, y simplemente ignorar a esas locas que estaban en una broma o buscando como entretenerse.

No sé, me recordaron a las bromas tontas que hacía en la secundaria, de tocar el timbre y correr.

Pero me quedé pensando, ¿por qué conteste?, ¿Por qué di explicaciones?, ¿por qué no entendí rápidamente que era una broma?, ¿Por qué contesté esas estupideces?; mientras pensaba en por qué lo hice, solo podía pensar en mi ligue y lo apenado que estaba por esa situación.

Y es que yo contesté “es mi amigo”, no porque este friendzonado, al contrario, me gusta mucho, sino para no hacerlo sentir incomodo diciendo que ya era mi novio, aunque debí entender que era una broma, y se prestaba para seguir bromeando, en vez de contestar de forma seria a una estupidez.

Leave a Reply